Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

La candidata de Lula gana pero no evita la segunda vuelta en Brasil

La candidata del gobernante Partido de los Trabajadores a las elecciones presidenciales de este domingo en Brasil, Dilma Rousseff, ha obtenido el 46,81% de los votos, frente al 32,64% conseguido por el aspirante del Partido de la Social Democracia Brasileña, José Serra, y el 19,37% de la aspirante del Partido Verde, Marina Silva, según los datos oficiales difundidos por el Tribunal Superior Electoral (TSE).
Con estos resultados, Rousseff se enfrentaría a Serra en la segunda vuelta de estos comicios, prevista para el próximo 31 de octubre, al no obtener el 50 por ciento de los votos que necesita para proclamarse vencedora en la primera ronda de votaciones. La participación en la jornada de este domingo se ha elevado hasta el 82,33%.
Rousseff apuesta por el diálogo
Dilma Rousseff aseguró, en la noche de este domingo, que afrontará la segunda vuelta de las presidenciales "con mucha garra y mucha energía".
A pesar de obtener una clara victoria en la primera vuelta celebrada este domingo, Rousseff tendrá que enfrentarse en un cara a cara el próximo 31 de octubre al aspirante por el Partido de la Social Democracia Brasileña, José Serra.
Rousseff apuesta por el diálogo como forma de asegurarse el apoyo de los electores el próximo día 31 y ha destacado la buena actuación del PT en los últimos procesos electorales. "Somos bastante guerreros, estamos acostumbrados a desafíos, y somos buenos en la llegada. Tradicionalmente, la gente del partido se está desempeñando muy bien en segunda vuelta y considero que esa segunda ronda será un proceso muy importante de diálogo con la población y con todos los representantes de la sociedad civil", afirmó Rousseff.