Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

La agencia de calificación crediticia Standard & Poor's rebaja la nota de la deuda española a largo plazo

La agencia ha precisado que la medida refleja la revisión a la baja de las proyecciones macroeconómicas para España, cuyo cambio de un modelo de crecimiento económico basado en el crédito probablemente resultará en un "periodo más prolongado de lo previsto de actividad económica débil".
Empeoran las previsiones
"Pensamos que el PIB real crecerá a una tasa media anual del 0,7% entre 2010 y 2016, frente a nuestras anteriores previsiones de un crecimiento medio superior al 1%", ha dicho el analista de S&P Marko Mrsnik, quien ha apuntado que las nuevas previsiones indican que el PIB nominal de España recuperará el nivel de 2008 en 2015, dos años más tarde de lo previsto anteriormente.
"Nuestra conclusión es que las difíciles condiciones económicas a medio plazo añadirán más presión sobre las cuentas públicas de España, por lo que serán necesarias medidas adicionales para respaldar la estrategia de consolidación fiscal del Gobierno y las reformas estructurales planeadas", señala S&P.
Escasa capacidad de las exportaciones
De este modo, la agencia destaca entre los principales factores que dañan las perspectivas económicas de España el elevado endeudamiento del sector privado, que alcanza el 178% del PIB, así como la rigidez del mercado laboral, que podría llevar el desempleo hasta el 21% este año.
Asimismo, S&P cita también la escasa capacidad de las exportaciones españolas, así como las presiones sobre la calidad de los activos del sistema financiero y la retirada por parte del Gobierno de las medidas de estímulo como parte del plan de consolidación fiscal para cumplir con el objetivo de reducir el déficit fiscal por debajo del 3% en 2013.
"Continuamos creyendo que el déficit fiscal en 2010 estará en línea con el objetivo del 9,8% del Gobierno, aunque a medio plazo anticipamos mayor debilidad en los ingresos y mayores presiones desde el lado del gasto de lo estimado por el Ejecutivo", señala la agencia, que augura que el déficit superará el 5% en 2013, "significativamente por encima del objetivo oficial del 3%", mientras que el endeudamiento bruto alcanzará el 85% del PIB en 2013 y continuará al alza hasta mediados de la década.
Perspectiva negativa
Asimismo, la agencia de 'rating' ha explicado que la perspectiva 'negativa' refleja la posibilidad de más recortes en la nota de la deuda española si la posición fiscal de España evoluciona peor de lo previsto, mientras que se podría otorgar una perspectiva "estable" en el caso de que el Gobierno cumpla o supere sus objetivos fiscales para 2010 y 2011 y las perspectivas de crecimiento de España demuestran ser más fuertes de lo estimado por la agencia.
Por otro lado, la calificadora de riesgos no espera que los bancos españoles necesiten más de los 27.000 millones de euros aún no utilizados disponibles a través del Fondo de Reestructuración Ordenada Bancaria (FROB) hasta 2013, aunque bajo las perspectivas de crecimiento más débiles existe una posibilidad de que las necesidades del sistema bancario excedan esa cantidad.