Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Los buques españoles podrán llevar seguridad privada...con armas

El Consejo de Ministros aprueba un real decreto que modifica el Reglamento de Seguridad Privada y el Reglamento de Armas para permitir que los buques españoles que se encuentren fuera de las aguas territoriales puedan llevar seguridad privada autorizada a emplear armamento con el fin de cumplir eficazmente con los cometidos de protección y de prevención.
La reforma supone un cambio de los artículos 81 y 86 del Reglamento de Seguridad Privada, así como de los artículos 6 y 124 del Reglamento de Armas. El texto del nuevo artículo impone la necesidad de que que exista grave riesgo para la seguridad de las personas y de los bienes para permitir la tenencia de armamento.
Otro nuevo apartado deja en manos de los Ministerios de Defensa y del Interior los requisitos y condiciones para prestar estos servicios. También se modifica el artículo 124 y se amplía la cobertura de la Licencia de Armas de tipo C para las armas de guerra que se utilicen en la prestación de los servicios de seguridad privada en los buques.
Un buque en peligro

Estas modificaciones legales son fruto del crecimiento de la preocupación por la seguridad de los pesqueros españoles que faenan en el Índico. De hecho este viernes el pesquero español 'Iria Flavia' ha estado a punto de ser apresado.
Así lo ha confirmado la vicepresidenta del Gobierno, María Teresa Fernández de la Vega, que ha definido lo ocurrido como un "incidente que no ha llegado a mayores" y ha confirmado que todos sus tripulantes se encuentra "bien".
Según han informado diversos medios, unos piratas en un esquife (embarcación habitual de los secuestradores somalíes) han intentado abordar el buque, que tiene base en Bermeo, al igual que el Alakrana, y lleva diez tripulantes a bordo, cuando se encontraba a unos 2.000 kilómetros de la costa de Somalia. En ese intento, el Iria Flavia logró escapar gracias a una avería en la embarcación de los piratas y se ha refugiado en el archipiélago de Chagos.