Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

La banda ancha en España, la más cara de toda la OCDE

Los precios de la banda ancha en España son los más altos de los países de la OCDE si se incluye el coste de línea y los séptimos más caros sin tener en cuenta esta carga, según consta en el último estudio de "Perspectivas de la Comunicación" de la OCDE.
En concreto, la oferta más barata (entry price) de banda ancha en España asciende a 28,29 dólares (19,91 euros), sin la cuota de línea, y a 44,48 dólares (31,3 euros) incluyendo este coste.
De esta forma, España encabeza, junto a Chile, Corea y Nueva Zelanda, el ranking de países más caros en lo que a banda ancha se refiere, con precios que rebasan hasta en 30,96 dólares (21,79 euros) el precio más bajo 13,52 dólares (9,51 euros) que se cobra por estos servicios en Estonia.
Así, además de Estonia, Turquía, con un precio de 14,31 dólares (10,07 euros), Eslovenia, con 14,5 dólares (10,2 euros) y Japón, con 14,82 dólares (10,43 euros) son los países con los precios más asequibles en banda ancha de la OCDE.
Para calcular estos precios, el estudio recoge las ofertas más competitivas del mes de septiembre de 2010, ponderadas por el nivel de poder adquisitivo de los diferentes países (PPP), sin tener en cuenta los paquetes de ofertas.
Este estudio constata además que los países que ofrecen mayores velocidades tienden a tener también un precio más bajo por mega por segundo (mbps). En concreto, el precio por mbps es de 0,12 dólares (0,08 euros) en Suecia, de 0,13 dólares (0,09 euros) y de 0,22 dólares (0,15 euros) en Finlandia.
En este sentido, España también se coloca a la cola respecto a los otros 34 países analizados. En concreto, el precio de banda ancha por mbps con cuota de línea en septiembre de 2010 ascendía en España a los 1,66 dólares (1,16 euros), solo por detrás de México, Chile, Israel, Estados Unidos y Nueva Zelanda.