Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Las autoridades húngaras dicen que el vertido no ha causado "ningún daño" al Danubio

El vertido no ha dañado el Danubio. Al menos así lo ha asegurado la Unidad Nacional de Desastres. Garantizan que a pesar de los niveles de polución tras el vertido tóxico de lodo rojo procedente de una planta de aluminio en el oeste de Hungría han declinado y el río Danubio no ha sufrido "ningún daño".
Según el portavoz del organismo, Tibor Dobson, los últimos datos indican que los niveles de PH en el río oscilan entre 8 y 8,2, una cantidad que puede ser considerada "normal" y que es inferior al nivel 9.
"Estos datos nos dan esperanza y, de momento, no hemos detectado ningún daño", ha declarado Dobson. Los servicios de la Unidad están trabajando para reducir los niveles de alcalino con el fin de proteger el mayor río de Europa y evitar una mayor catástrofe medioambiental.
El vertido de lodo tóxico llegó el jueves al Danubio, donde aparecieron varios peces muertos, tras afectar el ecosistema del río Marcal, situado cerca de la fábrica donde se produjo el desastre medioambiental.
El director del grupo ecologista WWF en Hungría, Gabor Figeczky, que ha visitado la zona afectada junto con expertos, ha señalado que el impacto en este río es peor de lo que se preveía y se esperaba que la alcalinidad disminuyera una vez que llegara al Raba, un río mayor, pero todavía era de entre pH 9 y 10.
Asistencia Internacional
Por su parte, el Gobierno húngaro ha reclamado ha reclamado a través del mecanismo de protección civil de la Unión Europea asistencia internacional urgente para combatir la contaminación provocada por el vertido.
En concreto, las autoridades han pedido entre 3 y 5 expertos con experiencia en el tratamiento de fango tóxico, descontaminación y mitigación de los daños medioambientales.
"Hungría se ha visto afectada por una catástrofe medioambiental. Desastres como este no se detienen en las fronteras nacionales y una respuesta Europea puede ayudar a proporcionar la asistencia más eficaz posible. En este momento de necesidad, pido a todos los Estados miembros que respondan con generosidad a la petición de Hungría", ha dicho la comisaria responsable, Kristalina Georgieva.