Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Los talibán se atribuyen la muerte de los dos Guardias civiles españoles en Afganistán

El policía afgano que ha matado este miércoles a los dos guardias civiles en la base de Qala i Now era miembro de los talibán, según ha asegurado el portavoz de este grupo insurgente, Qari Mohamad Yusuf, que además ha precisado que en el ataque han muerto cuatro extranjeros y nueve policías afganos.

Un tiroteo iniciado supuestamente por un policía afgano en el interior de la antigua base del Equipo de Reconstrucción Provincial español en Qala-I-Now, en Badghis, ha acabado este miércoles con la vida de dos guardias civiles y de su intérprete.
Las mismas fuentes han explicado que, al escuchar los disparos, "unos dos centenares" de ciudadanos afganos se manifestaron en las inmediaciones del acuartelamiento militar español para pedir información sobre lo sucedido.
Según el gobernador de la provincia de Badghis, Dilbar Jan Arman, al menos mil personas ha intentado irrumpir en la base española tras el tiroteo y los residentes afirman que se ha prendido fuego a una parte de la misma.
Un cirujano del hospital local, Mohamad Sadiq, ha indicado que al menos 18 manifestantes, en su mayoría con heridas de bala, han sido trasladados al centro para recibir tratamiento. "El estado de varios de ellos es crítico", ha precisado.
Un manifestante, que se ha identificado sólo como Abdulá, ha dicho que las víctimas entre los manifestantes fueron causadas cuando los soldados del interior de la base abrieron fuego contra ellos.
Lo confirmaba el ministro del Interior
El ministro del Interior, Alfredo Pérez Rubalcaba, ha calificado los hechos de atentado y ha resaltado el papel "fundamental" que desarrolla la Guardia Civil en la tarea de formar al Ejército y a la Policía de ese país para que cuando las fuerzas internacionales se retiren de la zona se pueda garantizar en Afganistán una vida libre a los ciudadanos.
Pérez Rubalcaba ha garantizado que los miembros de las fuerzas de seguridad españolas continuarán desarrollando esta labor. Para el titular de Interior, lo importante en estos momentos es preocuparse por las familias: "La experiencia me dice que lo que quieren es cuanto antes tener el cadáver de sus seres queridos cerca y por tanto el proceso prioritario es que vuelvan a España".
José María Galera Córdoba tenía de 33 años de edad y había nacido en Albacete y su compañero, el alférez Leoncio Bravo Picayo tenía 34 años y era natural de A Coruña. Estas dos muertes elevan a noventa y dos el número de españoles fallecidos pertenecientes a la misión desplegada en Afganistán desde el año 2002.