Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Un atentado terrorista en Rusia deja 39 muertos y 96 heridos

Al menos 39 personas han muerto y otras 96 resultaron heridas al descarrilar un tren que cubría la ruta entre Moscú y San Petersburgo. Los Servicios de Inteligencia rusos han confirmado que se trata de un atentado terrorista.
"El número exacto de los afectados se está precisando", indica Marina Grídneva, portavoz oficial de la Fiscalía General de Rusia.
Aproximadamente la mitad de los heridos están graves, ha dicho la ministra de Sanidad, Tatiana Gólikova.
Para su traslado a las clínicas de San Petersburgo y Moscú llegaron a la zona de la catástrofe varios helicópteros y un avión sanitario, que operan desde el aeropuerto de Jatílovo.
Fuentes del Ministerio de Emergencias han precisado que aún "podría haber personas" bajo los escombros de los vagones.
Sin embargo, el levantamiento de escombros ha sido detenido para no dificultar la investigación de lo ocurrido, que corre a cargo de varios grupos de agentes de la Fiscalía, la Policía Ferroviaria, el Ministerio del Interior y el Servicio Federal de Seguridad (FSB, antiguo KGB).
La Fiscalía General ha anunciado la instrucción de causa de acuerdo con los artículos 3/205 (Atentado terrorista) y 222 (Tráfico ilegal de explosivos) del Código Penal de Rusia.
Por el momento no se precisa a quién podría pertenecer la autoría del atentado, dice la portavoz de la Fiscalía.
Fuentes de la investigación informaron de que en el lugar del accidente fue hallado un cráter de un metro de diámetro que podría haber sido creado por una explosión. "Aproximadamente, la explosión se produjo bajo el noveno vagón. La potencia de la carga por ahora se desconoce", ha dicho una de ellas a la agencia rusa RIA-Nóvosti.
Este es el segundo atentado terrorista contra el "Nevski Express" en poco más de dos años. El 13 de agosto de 2007 un atentado con explosivos provocó el descarrilamiento del "Nevski Express".
Aquel ataque terrorista dejó 60 heridos y causó daños valorados en unos 240 millones de rublos, más de 10 millones de dólares al tipo de cambio de entonces.
La investigación oficial llegó a la conclusión de que en agosto de 2007 al paso del tren Nº166 estalló un artefacto explosivo de fabricación casera.
Del atentado fueron acusados dos habitantes de la República Ingush, cuyo juicio continúa hasta hoy en día. Uno de ellos confesó haber transportado explosivos a la zona, pero negó su participación directa en el atentado y admitió haber calumniado al otro procesado.
Entre pasajeros y tripulación viajaban 682 personas a bordo del tren Nº 166, o "Nevski Express", que desarrolla una velocidad de hasta 200 kilómetros y cubre en 4 horas y 30 minutos los 740 kilómetros que separan Moscú y San Petersburgo.