Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

El uso de antidepresivos aumenta el riesgo de fractura de cadera en personas con Alzheimer

El consumo de medicamentos antidepresivos casi duplica el riesgo de fracturas de cadera en personas mayores con Alzheimer, según un estudio de la Universidad de Finlandia Oriental que revela cómo el riesgo se eleva al inicio del tratamiento y se mantiene alto incluso cuatro años después.
Así se desprende de los resultados publicados en la revista 'International Journal of Geriatric Psychiatry', que además detallan un mayor riesgo con todos los fármacos antidepresivos más utilizados, tanto si eran inhibidores selectivos de la recaptación de serotonina (ISRS), la mirtazapina o los inhibidores selectivos de la recaptación de noradrenalina (fármacos ISRN).
El estudio se basó en una cohorte de todos los pacientes diagnosticados de Alzheimer en Finlandia entre los años 2005 y 2011, que incluía un total de 50.491 personas con la enfermedad que fueron comparadas con algo más de 100.000 personas de edad similar que hacían de grupo control. La edad media de la población estudiada fue de 80 años.
Además, el trabajo muestra que la relación entre el consumo de antidepresivos y el mayor riesgo de fractura de cadera persiste incluso después de ajustar los resultados y compararlos con otros indicadores como el uso de otros medicamentos, el riesgo de caída, la osteoporosis o la presencia de otras enfermedades crónicas.
Los antidepresivos no sólo se utilizan para el tratamiento de la depresión, sino también para el tratamiento del dolor crónico y los síntomas psicológicos y conductuales de la demencia, tales como el insomnio o la ansiedad.
Por ello, los autores del estudio reconocen que cuando sea necesarioi su uso en estos pacientes sean monitorizados para detectar otros posibles factores de riesgo de fractura.