Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

2010 un año negro para la violencia de género

Miguel Lorente, ha alertado de que "ahora mismo en España hay quince o veinte hombres que están pensando en acabar con la vida de sus mujeres" y asegura que está trabajando con los medios de comunicación para "enviar una mensaje que no facilite la imitación y sí la concienciación".
En una entrevista a RNE, Lorente ha explicado que estas personas "pueden verse impulsadas a la acción a raíz de lo que otros han hecho", aunque puntualiza que "se trata de una situación planificada, que se ve reforzada por el conocimiento de un hecho similar".
Es lo que se conoce como "periodos de concentración" y Lorente apunta este fenómeno como "uno de los factores presentes en 2010 que no estuvieron en 2009" y que han provocado el aumento de las víctimas mortales. "Este año ha habido hasta cinco periodos de concentración, más de lo habitual, que han concentrado el 40 por ciento de las víctimas", ha apostillado.
Asimismo, ha hecho balance del año 2010 aclarando que "en violencia de género ningún año es bueno", ya que "se habla de cifras de mujeres asesinadas". En concreto, se han confirmado hasta la fecha 71 muertes por violencia machista frente a las 55 víctimas mortales de 2009, un año que "demostró que se puede acabar con la violencia de género".

Así, ha reconocido que la situación es "peor" que el año pasado, pero "mejor que otros años" y señala que "no hay que venirse abajo por no estar al nivel del mejor año de la historia". En cualquier caso, ha indicado que "se está avanzando hacia un contexto más iluminado" y celebra que la violencia "es cada vez es más un problema de toda la sociedad y no sólo una cuestión que se deba abordar desde las instituciones".
"Las pulseras han salvado vidas"
Por otro lado, Lorente se ha referido a las pulseras GPS al afirmar que "todavía generan muchas dudas en algunos jueces", aunque insiste en que "hay una constatación de que se han salvado vidas gracias a las pulseras, que han alertado de rupturas de las órdenes de alejamiento".
Por ello, ha reclamado su uso al entender que "es un instrumento muy útil ante el que no se debe dudar" y añade que "cuando la sociedad percibe que la reacción es rápida y oportuna confía más en el sistema y aumenta el número de denuncias".
Asimismo, ha explicado que "hay situaciones en las que las decisiones judiciales se limitan a hechos puntuales, por lo que "la respuesta aún no lleva a cubrir todos los recovecos de la violencia". En este sentido, ha instado a valorar "no sólo hechos aislados sino una situación mantenida en el tiempo" y a "no quitar la credibilidad a las mujeres, como ha pasado con la campaña de denuncias falsas".
Sin ministerio de Igualdad
Lorente también ha hablado de la desaparición del Ministerio de Igualdad, algo que, según explica, "se nota en lo que es el significado simbólico", puesto que "todo lo que sea visualizar y hacerlo con una identidad propia es positivo". Sin embargo, ha asegurado que "en ningún caso se ha visto mermada la actuación, ni se va a notar en el trabajo".
Por último, ha indicado que la Ley Integral contra la Violencia de Género "está funcionando", aunque recuerda que son "seis años de ley frente a un siglo de desigualdad y violencia" y ha insistido en la "responsabilidad" del entorno cercano, de forma que estén también cerca de los agresores, no sólo de las agredidas, para avisarlos o denunciarlos