Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Una serie de aludes e inundaciones dejan más de 180 muertos en Filipinas

El temporal continúa castigando Filipinas. Al menos 184 personas han muerto durante las últimas 24 horas en una serie de aludes e inundaciones en el norte de Filipinas, una región asolada desde hace dos semanas por varios temporales.
Al menos 70 de las víctimas han fallecido sepultadas en La Trinidad, una pequeña población de la provincia de Benguet, 210 kilómetros al norte de Manila, donde una treintena de casas se derrumbaron por las lluvias torrenciales antes del amanecer.
Además, un corrimiento de tierras acabó con las vidas de 17 vecinos de la cercana aldea de Abatan y otros trece corrieron la misma suerte en incidentes separados en otras localidades, según el superintendente Loreto Espinili, jefe de la Policía provincial. "Creemos que la cifra de muertos seguirá aumentando porque los aludes fueron masivos", declaró a la prensa.
Otras 26 víctimas mortales fueron registradas en sucesos similares en un total de cinco provincias del tercio norte de la isla de Luzón.
Graves daños materiales

Las lluvias han afectado a gran parte de la meseta central de Luzón, destruyendo infraestructuras, bloqueando carreteras e inundando vastas extensiones de arrozales, que proveen el sustento básico para los habitantes pobres de la región.
Además, la crecida de las aguas obligó a abrir las compuertas de varias presas para que no se vieran desbordadas, empeorando todavía más la situación.
Otro tifón en Filipinas
Estos muertos se unen a los 25 que ya causó el pasado fin de semana el tifón "Parma", que todavía sigue rondando la región septentrional de Filipinas al estar siendo empujado desde el norte por "Melor", otro temporal que ha causado estragos en Japón.
"Parma" tocó tierra con vientos huracanados de 200 kilómetros por hora, pero ahora ha sido rebajado a categoría de tormenta tropical.
El tifón finalmente no fue tan fiero como se pensaba y no arrasó el archipiélago como la tormenta tropical "Ketsana", que el pasado 26 de septiembre vertió en apenas unas horas sobre Manila y otras 25 provincias de Luzón una cantidad de lluvia muy superior a la media mensual en esta época del año, batiendo el anterior récord de 1967.