Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Las cajas de ahorros podrán abrir sus puertas al capital privado en cuotas participativas de hasta el 50 por ciento

Isidre Fainé, nuevo presidente de las Cajas de Ahorros españolasReuters
El presidente del Gobierno, José Luis Rodríguez Zapatero, ha anunciado las líneas maestras de la reforma de la Ley de Cajas, que llega al Consejo de Ministroseste viernes. Así, el jefe del Ejecutivo ha desvelado que estas entidades podrán emitir cuotas de participación para captar capital privado en una cuantía no superior el 50 por ciento de su patrimonio, para no desvirtuar su naturaleza.
Además, si lo desean podrán convertirse en fundaciones y abandonar su condición de cajas de ahorros. "Se trata de una reforma de calado, una reforma imprescindible para la sostenibilidad y eficiencia de nuestro sistema financiero", ha aseverado Zapatero.
Según ha añadido el líder socialista, esta reforma, que se tramitará como real decreto debido a su urgencia, contribuye "ante todo a fortalecer el sector financiero en nuestro país y a fortalecer la economía y la estabilidad de nuestro país".
La idea que maneja el Gobierno es un régimen de cuotas participativas para facilitar el acceso a los inversores privados. Además, se reconocen los derechos políticos de las entidades participantes en función de su aportación al capital de la caja. Por ejemplo, estando presentes en el consejo de administración de la entidad.
"Una vez producida la reestructuración debemosmodificar el marco legal. Sabemos que nuestro sistema financieroha demostrado solidez, a pesar de la grave crisis financiera, pero también algunos momentos de debilidad y carencia en nuestras cajas de ahorros, que queremos resolver y anticipar para su sosteniblidad en el futuro", ha incidido.
Presencia política
El líder del Ejecutivo ha querido dejar claro que se va a limitar "fuertemente" la presencia de cargos políticos en los órganos de gobierno de las cajas.
Así, habrá una importante incompatibilidad de cargos electos para ser miembros de los consejos de administración. El objetivo es hacer a los órganos de gobierno de las cajas "más profesionales", a través de exigencias especiales.
También se endurecerán las exigencias sobre gobierno corporativo y todas las cajas de ahorros tendrán que realizar un informe anual en esta materia.
Por otra parte, Zapatero ha detallado que esta decisión es fruto del acuerdo con el principal partido de la oposición y se tratará de recabar la opinión y colaboración de las comunidades autónomas para que esta norma tenga éxito.
Afrontar los nuevos retos del mercado
El objetivo de esta reforma, según ha añadido el presidente del Gobierno, es mantener la eficiencia y solvencia del sistema financiero y que las entidades, especialmente las cajas, se adapten a los nuevos retos del mercado.
El Gobierno quiere que esta reforma "de gran calado" recabe un "importante" apoyo por parte de los partidos políticos y las comunidades autónomas. "El contenido de la reforma es fruto de un proceso de diálogo con el PP, agradezco su colaboración y también el intenso debate con las cajas de ahorros y vamos a seguir profundizando", ha apuntado.
Zapatero ha calificado esta reforma como "la más importante del sistema bancario español" en la historia. "Con esta reforma se profundiza aún mucho más en ese gran cambio que vamos a sufrir; un cambio que debe contar con el mayor número de apoyo por parte de los grupos parlamentarios y con la convicción de que es una reforma fundamental y necesaria", ha indicado.