Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

El agua sigue sin ser un derecho fundamental del hombre

El V Foro Mundial del Agua, que comenzó el pasado lunes 16 de marzo en Estambul (Turquía), ha concluido sin reconocer el agua como derecho fundamental del hombre, aunque ha generado esperanza. De los cerca de 190 países participantes, solo un 'mínimo' de 19 lo han respaldado. España ha liderado ese respaldo junto a un grupo de países latinoamericanos, Suiza y Sudáfrica, entre otros.
La ministra española de Medio Ambiente y Medio Rural y Marino, Elena Espinosa, ha declarado que "el aspecto más polémico de la declaración oficial del agua ha sido reconocerla como Derecho Humano". Espinosa también ha reconocido a la clausura del foro, que ha generado "esperanza" porque la 'Declaración de Estambul' abre la posibilidad de trabajar en varios frentes, entre ellos "el trinomio agricultura vinculada con alimentación, agua y energía".
En este sentido, la ministra ha apoyado que hay que seguir produciendo alimentos para que no se dé la situación de hambre en el mundo, siendo "conscientes" de que la agricultura es una de las actividades que "más agua utiliza".
Inalcanzable para muchos
Coincidiendo con el Día Mundial del Agua, la ONU advierte que mil cien millones de personas no tienen acceso al agua en el mundo y dos mil seiscientas no disponen de servicios básicos de saneamiento.
El dato se basa en un informe de Naciones Unidas que asegura que la fuerte demanda hídrica actual no tiene precedentes y aumentará en los próximos años provocando la migración de hasta 700 millones de personas. Se calcula que en veinte años el 67 por ciento de la población mundial no tendrá acceso a los servicios básicos de saneamiento.