Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Un adolescente de 14 años se confiesa autor del mayor incendio de Israel

Un adolescente de 14 años se confiesa autor del mayor incendio de IsraelReuters
Las fuerzas de seguridad no han revelado la identidad del menor, residente en la localidad de Ufiya. Durante un interrogatorio confesó que regresaba de la escuela después de fumar una pipa de agua cuando arrojó el carbón incandescente, informa 'Haaretz'. El adolescente reconoció que, ante la magnitud que cobró su negligencia, no informó del suceso a nadie.

El joven prestará declaración ante un tribunal de Haifa el martes. Un juez de la misma localidad acordó este lunes la liberación de dos hermanos, de 14 y 15 años, detenidos el sábado por su supuesta responsabilidad en el incendio, que se cobrado 41 vidas.
El incendio se inició el jueves y hasta esta mañana el cuerpo de bomberos y las unidades militares que hicieron frente a las llamas no han declarado prácticamente extinguidos los últimos focos.
El comisario de Policía David Cohen ya adelantó el sábado a una negligencia como causa más probable del origen de las llamas y descartó que se tratase de la acción de un pirómano.
17.000 evacuados
Además de causar 41 muertos, el fuego ha obligado a evacuar de sus hogares a 17.000 personas, y ha puesto sobre el tapete la falta de preparación logística y de respuesta por parte de Israel ante una situación de emergencia de semejantes características.
El fuego ha arrasado 5.000 hectáreas de gran valor ecológico, con cinco millones de árboles, según datos del Fondo Nacional Judío.
El Gobierno español ha colaborado con cuatro hidroaviones y otro aparato con equipo y material de ayuda que han operado desde la base aérea de Tel Nof, en el norte israelí.
Una veintena de países han enviado ayuda aérea, equipos técnicos o dotaciones terrestres para participar en las labores de extinción.
El Gobierno israelí ha reconocido que no hubiera sido capaz de hacer frente a la catástrofe en solitario.