Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Durante la adolescencia se produce la mayor ingesta de hidratos de carbono procedentes de bebidas no alcohólicas

Un análisis del aporte de macronutrientes procedentes de las bebidas muestra como la mayor ingesta de hidratos de carbono procedentes de bebidas no alcohólicas se produce en la adolescencia, según los datos del estudio 'Anibes' que publica la revista 'Nutrición Hospitalaria'.
Dicho trabajo, elaborado y coordinado por la Fundación Española de la Nutrición (FEN), se basó en una evaluación precisa de la contribución a la ingesta de macronutrientes de las bebidas, tanto con alcohol como sin él, para analizar la contribución a la ingesta total de proteínas, lípidos, hidratos de carbono, azúcares, fibra y alcohol de la dieta diaria.
Teniendo en cuenta que la estacionalidad es muy importante en el consumo de bebidas, el trabajo de campo del estudio se realizó de septiembre a noviembre, un periodo de tiempo donde su consumo permanece más estable.
En lo relativo a la contribución de las bebidas sin alcohol a la ingesta de hidratos de carbono, el estudio no ha observado diferencias reseñables según el sexo pero sí en los distintos grupos de edad. Así, la contribución de hidratos de carbono fue mayor en las poblaciones más jóvenes.
En los adolescentes, grupo de edad que presentaba un mayor aporte, "el total de la ingesta de hidratos de carbono aportados fue de 11,97- 11,26 por ciento en chicos y 13,77-10,55% en chicas, ha explicado Gregorio Varela-Moreiras, presidente de la FEN y director del Grupo de Investigación en Nutrición y Ciencias de la Alimentación (CEUNUT).
Por contra, el menor aporte de este macronutriente procedente de las bebidas se vio en adultos (9,01-9,84% en hombres y 7,77-8,73% en mujeres) y en personas mayores (4,22-6,10% en hombres y 4,46-6,56% en mujeres).
Además, el subgrupo de los refrescos con azúcar aporta el 5,07-8,19 por ciento del total de hidratos de carbono en hombres de entre 9 y 75 años y el 4,17-7,30 por ciento en mujeres en este mismo rango de edad. Los zumos y los néctares son el siguiente subgrupo que más hidratos de carbono aporta en el total de la población (3,06-5,71% en hombres y 2,76-5,02% en mujeres). Otros subgrupos de bebidas sin alcohol, en cambio, representan una contribución mucho menor a la ingesta de hidratos de carbono.
TENDENCIA SIMILAR CON LOS AZÚCARES
Una tendencia similar a la de los hidratos de carbono se ha podido observar en lo que se refiere a los azúcares. El mayor aporte de azúcares procedentes de las bebidas sin alcohol se dio en el grupo de adolescentes (28,13-24,17% del total de la ingesta de este macronutriente en chicos y un 29,83-21,82% en chicas).
Por otro lado, en los adultos esta cantidad era de 20,42-20,35 por ciento en hombres y 16,95-17,76 por ciento en mujeres. En el grupo de edad de personas más mayores, el aporte de azúcares procedente de las bebidas fue de 9,97-14,63 por ciento en hombres y 9,33-12,86 por ciento en mujeres.
Y en lo que respecta a las bebidas alcohólicas, el aporte de macronutrientes al total de la dieta fue bajo en hidratos de carbono y azúcares. La mayor contribución en este grupo, como era de esperar, es el alcohol, siendo muy superior la contribución procedente de las bebidas de bajo contenido alcohólico (más del 90%) y mayor en hombres que en mujeres.
La contribución que hacen las bebidas (tanto sin alcohol como alcohólicas) a la ingesta de proteínas, lípidos y fibra dentro del estudio científico 'Anibes' se puede considerar poco relevante en relación a los anteriores macronutrientes analizados.