Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

En juicio los acusados del incendio de Horta de Sant Joan

Los dos detenidos por el incendio de julio en Horta de Sant Joan (Tarragona), donde murieron cinco bomberos, han admitido este sábado ante la juez que hicieron un fuego en la zona pero han negado la intencionalidad de provocar un incendio. Sin embargo, se contradicen sobre detalles de ese fuego.
Fuentes judiciales han explicado que la juez les ha imputado un único delito de incendio forestal intencionado con agravantes, pero no les acusa de homicidio imprudente por el momento.
Tras declarar en el juzgado de Gandesa entre la tarde del viernes y las 6 horas del sábado, la juez considera en su interlocutoria, dictada en la mañana del sábado, que pueden haber cometido un delito de incendio forestal intencionado del artículo 352 del Código Penal, con los agravantes del 353, al afectar a una gran cantidad de superficie y a un espacio protegido, y al provocar un grave deterioro de los recursos naturales.
El artículo 352 prevé penas de cárcel de uno a cinco años y multa de 12 a 18 meses para quienes incendien masas forestales. Sin embargo, si ha peligrado la vida de personas, la pena puede alcanzar los 20 años de prisión, en aplicación del artículo 351.
Por la mañana, la juez había decretado prisión provisional para los dos detenidos teniendo en cuenta el riesgo de fuga y la gravedad del delito, ha informado el TSJC en un comunicado.
Los Mossos d'Esquadra han avanzado que, según su investigación de seis meses, los detenidos encendieron una hoguera pese a estar prohibido y pese a la metereología adversa, y no avisaron de que el fuego se descontroló.
La investigación prueba también que ambos estaban en el lugar y el día en que se originó el fuego, el 21 de julio. Son Lorenzo F.M., vecino de Calig (Castellón) de 27 años, y Antoni P.M., vecino de L'Aldea (Tarragona), de 26. Con una superficie de 1.928 hectáreas, cuenta con importantes valores ambientales que lo llevaron en 1982 a ser declarado zona Ramsar para la protección de los humedales y, posteriormente, Zona de Especial Protección para las aves por la Unión Europea.