Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

La activista española retenida en Israel acepta ser deportada

La activista española Laura Arau, que participaba junto a otros dos cooperantes en la flotilla humanitaria atacada por Israel, ha firmado este martes el acta de deportación, por lo que los trámites para su repatriación comenzarán inmediatamente, ha informado hoy el Ministerio de Asuntos Exteriores y de Cooperación.
Un portavoz del departamento que dirige Miguel Angel Moratinos ha precisado que se espera que Arau sea deportada en las próximas 48 horas como máximo. Permanecerá en el centro de detención hasta su traslado al aeropuerto de Ben Gurion desde donde será repatriada.
El ministro consejero de la Embajada española en Tel Aviv, Juan González Barba, ha podido ver a lo largo del día de hoy a los tres españoles retenidos en el centro de detención de Beersheba, al sur de Tel Aviv, que se encuentran "bien" y a los que ha prestado la correspondiente asistencia consular, según el mismo portavoz.
El jefe de la diplomacia española ha informado esta mañana de que los tres españoles (Arau, el cooperante Manuel Tapial y el periodista David Segarra) habían sido trasladados a este centro de detención después de que se negaran a firmar el acta de deportación. Uno de los objetivos que tenía Barba era intentar convencerles de que aceptasen su deportación, ya que de lo contrario se iniciará contra ellos un proceso judicial más largo que tendría que terminar también en un procedimiento de expulsión.
Más de 600 detenidos
Un día después del asalto a la flotilla humanitaria que se dirigía a Gaza, Israel continúa con sus planes. Al menos 629 activistas de la flotilla humanitaria están siendo encarceladosa lo largo del día, 50 ya han sido repatriados y 46 se encuentran hospitalizados, nueve de ellos con heridas graves, según han informado este martes las autoridades israelíes, citadas por la edición digital del diario 'Haaretz'.
Alrededor de 700 activistas han sido procesados en la ciudad portuaria israelí de Ashdod y sus alrededores, adonde fueron conducidos los seis barcos de la flotilla después de ser capturados por la Armada hebrea. La mayoría de los detenidos son turcos, pero también figuran entre ellos israelíes, palestinos, estadounidenses y numerosos europeos, políticos, intelectuales e incluso un superviviente judío del Holocausto.
El Ministerio del Interior ha informado de que 50 activistas han sido traslados al aeropuerto Ben Gurión para ser repatriados voluntariamente. Al menos 629 se han negado a firmar el acta de deportación, según el ministro de Asuntos Exteriores y Cooperación, Miguel Angel Moratinos, y podrían ser encarcelados mientras Israel sopesa otras opciones legales.
Aparte, 46 civiles, en su mayoría turcos, siguen hospitalizados en varios centros médicos de Israel, nueve de ellos con heridas graves. Seis soldados israelíes, entre ellos dos oficiales, están también ingresados por heridas leves o graves. Al final, nueve activistas murieron durante el abordaje
Interceptarán otro barco solidario
Lejos de amedrentarse por las críticas recibidas por la comunidad internacional, la Marina israelí está preparada para detener a otro barco que se dirige a la Franja de Gaza con ayuda humanitaria a bordo.
La emisora del Ejército israelí informó de que el 'MV Rachel Corrie', un buque mercante reconvertido, podría alcanzar aguas de Gaza. Ante esta información, un teniente de la Marina, bajo condición de no ser identificado, aseguraba en una entrevista concedida a la emisora que la toma de dicho barco sería sencilla.
La organización irlandesa Perdana Global Peace, que se opone al bloqueo israelí sobre la Franja de Gaza, informaba en su página 'web' el pasado 20 de abril que había comprado el 'Rachel Corrie' como parte de una flotilla de ayuda humanitaria.
Egipto abre su frontera con Gaza
Para evitar estos hechos, Egipto ha abierto su paso fronterizo con la Franja de Gaza y permitirá el paso de los palestinos hasta nueva orden, según han informado fuentes oficiales egipcias y gazacíes.
La decisión de Egipto había sido solicitada por las autoridades de Hamás que gobiernan en la Franja de Gaza y permitirá la entrada y salida por Rafá, único paso fronterizo con Gaza que no controla Israel.