Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Un grupo de menores vierte lejía en los ojos de un niño de 11 años en Birmingham

Un grupo de menores vierte lejía en los ojos de un niño de 11 años en Birminghamcuatro.com

Las autoridades de Birmingham investiga un duro y nuevo caso de acoso escolar. Un estudiante regresaba del 'Great Barr School' a casa con dos amigos cuando un grupo de menores los agrede y le vierten lejía en los ojos. Un dependiente ve lo sucedido y consigue salvarlo. En el hospital, los médicos dicen a los padres que sino fuera por sus gafas, su hijo estaría ciego.

Birdbrook Road, Birmingham, Inglaterra. Un alumno del cercano 'Great Barr School' vuelve a casa acompañado por dos amigos. A mitad de camino son sorprendidos por otro 6 escolares que comienzan a agredirle. En un momento dado, mientras le sujetan, uno de ellos le vierte en los ojos un potente blanqueador de suelo, que contiene cloro y lejía. Aullando de dolor, todavía desconoce que lo único que le ha separado de quedarse ciego han sido sus gafas.
Este nuevo y duro caso sobre acoso escolar, no es ficción sino una cruel realidad, tuvo lugar a las 15:50 del pasado 22 de septiembre. Recogido por el medio localBirmingham Mail, la madre de uno de sus amigos ha declarado que pudo escuchar los gritos de dolor del pequeño: "Mi hijo me llamó para decirme que su amigo había sido atacado. Podía oír los gritos y los alaridos de fondo".
En ese momento, alarmado por el ruido un dependiente sale de una tienda cercana y ahuyenta a los agresores. Inmediatamente después, llama a la ambuelancia y consigue limpiarle parte del líquido de los ojos. Ya en el hospital, los médicos informan a sus padres de que las gafas han salvado la visión de su hijo, aunque así tiene lesiones leves.
A pesar de haber pasado varios días, los padres siguen "traumatizados y aterrados" y no han llevado a su pequeño de nuevo a la escuela. Para él es el primer año en el centro educativo y lo describen como un niño "precioso y tranquilo". Sin embargo, dos de los agresores podrían ser de cursos superiores, un dato que todavía no ha sido confirmado por los investigadores.
Un portavoz de 'Great Barr School' ha informado que, aunque "el incidente ocurrió fuera de la jornada escolar", dos menores han sido suspendidos por el altercado, dejando "el asunto en manos de la Policía". Las mismas autoridades han comunicado que están trabajando en el caso, "analizando las imágenes de las cámaras de seguridad de la zona".