Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

El abaratamiento de los alimentos y el transporte dejan el IPC en el 0,8 por ciento

Ávila, Orense y Teruel son las ciudades españolas más baratas y 
Mercadona y Alcampo venden sus alimentos a menos precio.Reuters
El Índice de Precios al Consumo (IPC) bajó dos décimas en el mes de febrero en relación al mes anterior, lo que permitió que la tasa interanual se situara en el 0,8 por ciento, dos décimas inferior a la de enero, según ha informado el Instituto Nacional de Estadística (INE).
De esta forma, el IPC interanual vuelve a anotarse un descenso tras haber encadenado cuatro meses al alza.
El organismo estadístico atribuyó la variación interanual de la inflación al mantenimiento de los precios de los carburantes, frente al aumento que registraron en febrero de 2009, y al descenso que han experimentado este año los precios de la alimentación y el grupo de ocio y cultura, con tasas del -2,7 por ciento y del -2,5 por ciento, respectivamente, las más bajas desde enero de 1994 en ambos casos.
Cuatro meses en positivo
Con febrero, ya son cuatro los meses consecutivos en los que el IPC se encuentra en tasas positivas después de una racha de ocho meses en negativo. En concreto, el IPCA entró por primera vez en negativo el pasado mes de marzo y alcanzó su mínimo histórico en julio, con una tasa del -1,4 por ciento.
El Gobierno estima que la inflación se mantendrá en niveles moderados durante los próximos meses debido al contexto económico. Así, entiende que, aunque el consumo no está creciendo a tasas muy positivas, los precios se están comportando de manera estable, alejando de este modo el fantasma de la deflación.
Según los datos publicados por el INE, la inflación subyacente (que no incluye los precios de los productos energéticos ni de los alimentos no elaborados) se situó en febrero en el 0,1 por ciento, igualando el resultado de enero, mientras que el Indicador de Precios de Consumo Armonizado (IPCA) alcanzó el 0,9 por ciento interanual, dos décimas menos.
El IPC mensual cae por las rebajas
En tasa mensual, el IPC bajó dos décimas en febrero debido, sobre todo, a la caída en un 0,8 por ciento de los precios de los alimentos y bebidas no alcohólicas, especialmente del pescado fresco, la carne de ovino, los aceites y otros productos lácteos; y al abaratamiento del vestido y el calzado en un 1,5 por ciento por las rebajas de invierno.
Frente a estos descensos, destacaron los aumentos mensuales del 1,6 por ciento en los precios de las bebidas alcohólicas y el tabaco y del 0,3 por ciento en otros bienes y servicios.
Este último repunte fue consecuencia del encarecimiento de los seguros para la vivienda, algo habitual a comienzos de año.