Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Zelaya esperará 72 horas para regresar a Honduras

El presidente depuesto, Manuel ZelayaReuters
El presidente depuesto de Honduras, Manuel Zelaya, ha confirmado en Panamá que esperará para regresar a su país a que se cumpla el plazo de 72 horas dado esta madrugada por la Organización de los Estados Americanos (OEA) para su restitución en el cargo. Tras su llegada a Panamá para asistir a la investidura de Ricardo Martinelli como presidente del país, el depuesto presidente ha señalado que su regreso a Tegucigalpa será programado para este fin de semana, con "el fin de hacer un retorno ordenado y apoyado por todos los países de la Organización de Estados Americanos".
Aunque eso no significa que vaya a ser una vuelta fácil. Según ha explicado este miércoles el ministro de Exteriores interino de Honduras, Enrique Ortez, 25.000 ciudadanos están dispuestos a impedir el retorno del depuesto presidente porque "están en contra de que asuma nuevamente el poder, pese a la presión internacional".
Asimismo, ha insitido en que el mandatario derrocado puede regresar al país, pero como un "ciudadano común", y deberá pedir permiso. Sin embargo, ha alertado de que "será detenido" porque los tribunales han emitido ya una orden de captura.
Amenaza de la OEA
Ni la ONU ni la UE han conseguido presionar lo suficiente al nuevo Gobierno de Honduras tras el golpe de Estado. Ahora le toca el turno a la Organización de Estados Americanos (OEA), que ha aprobado una resolución que da un ultimátum de 72 horas a Honduras para la restitución del depuesto presidente Manuel Zelaya, o de lo contrario el país afrontaría la suspensión del organismo.
El secretario general de la OEA, José Miguel Insulza, ha reiterado la posición de la organización, que condena el golpe militar del domingo pasado y exige el restablecimiento del orden democrático en Honduras.
"El plazo de 72 horas se cumple el sábado", enfatizó el secretario general de la OEA.
Insulza ha explicado que los cancilleres y embajadores reunidos en el 37 período extraordinario de sesiones de la Asamblea General de la OEA han llegado a un consenso sobre "la condena absoluta al golpe militar, el rechazo al gobierno constituido sobre la base de ese golpe militar, la exigencia de que se reconozca que Zelaya es el presidente legítimo de Honduras y de que sea restituido a su cargo".
Se aplicará el artículo 21
El secretario general de la OEA ha confirmado que, en función de la resolución adoptada la Asamblea General y bajo el artículo 20 de la Carta Democrática Interamericana, él deberá realizar las gestiones diplomáticas para tratar de resolver la crisis.
Si el Gobierno del nuevo presidente Roberto Micheletti desoye el ultimátum de la OEA, entonces el organismo regional procederá a aplicar el artículo 21, que prevé la suspensión de Honduras, con las consecuentes repercusiones económicas y de aislamiento diplomático.
España llama a consultas a su embajador
El Gobierno español ha decidido este miércoles llamar a consultas a su embajador en Honduras, Ignacio Rupérez, con motivo de la crisis política originada en el país centroamericano a raíz del golpe de Estado contra el presidente Manuel Zelaya.
Según ha informado el Ministerio de Asuntos Exteriores y Cooperación en un comunicado, esta medida se ha tomado con "la esperanza de que ello contribuya, en el marco de los esfuerzos internacionales en curso, al restablecimiento de la institucionalidad democrática".
El jefe de la diplomacia española, Miguel Ángel Moratinos, ya anunció el martes que propondría a la UE la llamada a consultas de sus respectivos embajadores en Tegucigalpa en señal de protesta por la "ruptura del orden constitucional" en Honduras.
Se amplía el toque de queda
No obstante, el Gobierno interino de Honduras ha anunciado la ampliación del toque de queda impuesto por la reciente crisis política al menos hasta el próximo viernes, por lo que persistirán los límites a los movimientos entre las 21.00 horas y las 5.00 horas.