Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Zelaya anuncia su regreso inminente y sigue tensando la cuerda

Manuel Zelayacuatro.com
Sigue aumentando la tensión política en Honduras. Desde Managua el presidente depuesto Manuel Zelaya ha anunciado, de nuevo, su regreso inminente al país. Zelaya ha advertido que si le ocurre algo en su intento de regreso responsabilizará al jefe del Estado Mayor.

"Estoy iniciando ya mi retorno. Lo voy a hacer a partir del miércoles por cualquiera de los puntos fronterizos que tiene Honduras con Guatemala, El Salvador o Nicaragua", ha asegurado el ex presidente.
Por eso, la comunidad internacional ha aumentado la presión sobre el presidente de facto hondureño, Roberto Micheletti, para que acepte la propuesta de Costa Rica encaminada a resolver la crisis política, en medio de advertencias sobre el riesgo de una confrontación. Y es que, Zelaya aceptó la iniciativa del presidente costarricense, Óscar Arias, pero Micheletti la rechazó.
Micheletti busca una salida

Pero mientras tanto, el presidente golpista parece empeñado en seguir buscando una salida pactada de la crisis. Y tras la situación que se esta dando, la delegación del Gobierno interino de Honduras no ha viajado este miércoles a Costa Rica para participar en una nueva reunión de mediación a la espera de que éste les haga llegar una nueva propuesta.
Y es que Arias había dado a Micheletti y al presidente depuesto, Manuel Zelaya, un plazo de 72 horas, que vencía este miércoles, para encontrar una salida a la situación. Todo después de que el Gobierno interino hubiera rechazado el domingo la propuesta presentada por el presidente de Costa Rica y que obligaba a restituir a Zelaya en el cargo a cambio de que éste no realizara la consulta para enmendar la Constitución.
Deriva en graves costes económicos
En toda esta situación, se abre un nuevo frente que podría cambiar las cosas. Los costes económicos para el país de la crisis política no dejan de aumentar, y la comunidad internacional incrementa la presión financiera sobre el Ejecutivo de Micheletti. De hecho la Comisión Europea ha confirmado la congelación de las ayudas al país, que ascienden a 65,5 millones de euros. La OEA amenaza con hacer lo propio, como ha hecho público su secretario general, José Miguel Insulza.
Según el presidente del Consejo Hondureño de la Empresa Privada (COHEP) el turismo y los servicios se han visto muy afectados por la crisis política, aunque la producción agrícola, industrial y el comercio se desarrollan normalmente. En concreto el sector turístico podría perder unos 50 millones de dólares mensuales a raíz del golpe de estado. Honduras tiene un déficit fiscal del 4,2 por ciento del PIB y unas reservas internacionales de 2.400 millones de dólares.