Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Zelaya acusa a la Policía de lanzar gases tóxicos contra la embajada de Brasil

El depuesto presidente de Honduras, Manuel Zelaya, acusa a la Policía de lanzar gases tóxicos al interior de la embajada de Brasil en Tegucigalpa, donde se refugia junto a un grupo de simpatizantes.
Zelaya asegura que están siendo envenenados y que en el interior de la representación diplomática la gente se desmaya y vomita sangre. Dice que él mismo tiene dificultades para respirar.
Micheletti se defiende
Desde el Gobierno de Micheletti se defienden y responden que el fuerte olor a productos químicos que hay en la embajada se debe a las sustancias que se utilizan para limpiar la calle y que la integridad de Zelaya y de los que le acompañan en el edificio ha sido siempre preservada.
En una entrevista, el presidente golpista dice que, aunque no se ha encontrado cara a cara con Zelaya, éste si ha hablado con representantes del Gobierno y les ha dicho que, por su parte, las únicas opciones son la restitución o la muerte.
Arias denuncia la falta de voluntad
El presidente de Costa Rica y mediador en la crisis política de Honduras tras el golpe militar, Oscar Arias, ha denunciado la falta de voluntad del Gobierno 'de facto' de Roberto Micheletti para reanudar el diálogo con el mandatario depuesto.
Arias ha reiterado su defensa del Acuerdo de San José que él mismo promovió y que, entre otros puntos, propone la restitución de Zelaya. Sin embargo, "hasta el día de hoy el Gobierno 'de facto' ha negado a esa posibilidad", lamentó el presidente costarricense, en una entrevista a BBC Mundo.