Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Zapatero no ve "urgente" la reforma de la ley de libertad religiosa

La reciente visita del Papa a España ha podido influir pero el presidente del Gobierno, José Luis Rodríguez Zapatero, ha confirmado que no cree "urgente" ni una "necesidad imperiosa" reformar la Ley de Libertad Religiosa, porque esa libertad se ejerce "sin problema", no hay discriminaciones por cuestiones religiosas y el principio de aconfesionalidad del Estado "funciona con normalidad".
Durante la sesión de control al Gobierno en el Congreso de los Diputados, el portavoz de ERC, Joan Ridao, preguntó al presidente por el compromiso de reforma de esa ley, y Rodríguez Zapatero reconoció que debe ser "actualizada", pero será cuando el Ejecutivo entienda que existe el consenso político y social necesario, "fundamentalmente en esta Cámara".
Ridao juzgó "paradójico, por no decir irónico", que al tiempo que el presidente "renuncia a la agenda laicista para no pasar por anticlerical", el Papa llegue a España "y desde las alturas le haga a usted casi responsable de un laicismo agresivo, trasnochado, que evoca casi la quema de iglesias de los años treinta, pasando por alto el nacionalcatolicismo de cuarenta años bajo palio, e incluso los años en que la espada y la cruz iban de la mano".
Nuevo enfrentamiento por las pensiones
Por otra parte, la congelación de las pensiones en 2011 ha vuelto a ser motivo de enfrentamiento entre el Gobierno y la oposición. El jefe del Ejecutivo, José Luis Rodríguez Zapatero, ha justificado "por responsabilidad" el uso del "derecho constitucional" del Gobierno a vetar las enmiendas de la oposición a los Presupuestos Generales del Estado para derogar la 'congelación' de las pensiones en 2011, una decisión que el líder del PP, Mariano Rajoy, ha calificado de "dictatorial" y propia de un Gobierno "miedoso" que se ha quedado "sin argumentos".
Ambos se enzarzaron durante la sesión de control al Gobierno en el Congreso por la prohibición impuesta por el Gobierno a tramitar las enmiendas presentadas por PP, CiU, ERC, IU, ICV, BNG, NaBai, UPN y UPyD a los Presupuestos que pedían que las pensiones contributivas suban el 1% el próximo año.
Así, ha acusado a Rajoy de "tener mala memoria" o "intentar hacer trampa" en este debate, ya que la medida se incluyó en el decreto ley de medidas de ajuste convalidado "con todas las consecuencias" por el Congreso en julio, con los votos del PSOE y la abstención de PNV, CC y UPN. Además, Zapatero ha recordado que el Ejecutivo socialista ya ha demostrado su "sensibilidad" hacia los pensionistas subiendo las pensiones en seis años de gobierno "ocho veces más" de lo que subieron cuando el PP estaba en el poder
Rajoy le exige "gallardía"
A continuación, Rajoy ha replicado a Zapatero que su Gobierno ha "batido el récord de recortes y de vetos" en el Congreso con 79 ocasiones, frente a las 8 que se produjeron con Felipe González y la "ninguna, cero" con José María Aznar.
"Esto es antidemocrático y es una decisión dictatorial", ha denunciado el líder 'popular', quien ha exigido a Zapatero que tenga la "gallardía, el coraje y la determinación de rectificar".

Zapatero comparecerá el 18 de noviembre
El presidente del Gobierno acudirá al Congreso de los Diputados el próximo 18 de noviembre, tras la aprobación de los Presupuestos Generales, para cumplir con la comparecencia monográfica que tenía pendiente sobre la evolución del desempleo y sus medidas contra el paro, según fuentes parlamentarias.
La Junta de Portavoces de la Cámara Baja ha ratificado este miércoles la fecha que el Gobierno había propuesto la semana pasada a través del ministro de la Presidencia, Ramón Jáuregui, quien quiso estar presente en esa reunión después de haberse comprometido a mantener una relación constante con los grupos parlamentarios.