Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Zapatero quiere un Gobierno con "quince portavoces"

Rubalcaba ha subrayado que el objetivo de Zapatero es comprometer "al máximo" a los ciudadanos en un proyecto reformista "del que depende nuestro futuro y nuestro bienestar".
Ha relatado que el "punto central" de la reunión de esta mañana ha sido el informe del presidente del Gobierno sobre las circunstancias que vive España, donde han desaparecido (ha dicho) las incertidumbres financieras, políticas y presupuestarias que no ayudaban a la recuperación del país, que se encuentra ahora en una posición "sólida".
Así, el Ejecutivo, una vez asegurada su "estabilidad política hasta final de la legislatura", se centrará en la recuperación económica y en la creación de empleo con una acción basada en tres ejes: la austeridad, las reformas pendientes y la cohesión social, ha indicado Rubalcaba.
El nuevo portavoz del Ejecutivo ha explicado que en el debate sobre la situación política han intervenido todos los ministros y ha enviado un mensaje a los ciudadanos: "que sepan que este Gobierno tiene confianza en que saldremos adelante".
Un Gobierno de confianza y comunicación
Esta confianza, ha dicho, es la que el nuevo Gabinete de Zapatero va a transmitir a los ciudadanos, que deben saber que se está iniciando la recuperación económica, un proceso que no será fácil y en el que quedan "momentos duros y difíciles", ha apostillado Rubalcaba.
Sobre las reformas pendientes, ha destacado la importancia de la energética y la de las pensiones y ha insistido en que la cohesión social seguirá siendo una seña de identidad que no se va a abandonar, como demuestra el porcentaje del presupuestos dedicado al gasto social.
El vicepresidente primero ha explicado que Zapatero ha procurado introducir en el nuevo Gobierno a gente con experiencia política y con capacidad de comunicación, fundamental para dar a conocer las citadas reformas pendientes, algunas de las cuales suponen "sacrificios" para los ciudadanos, a los que hay que comprometer con la acción del Ejecutivo.
"Gobernar no es pedir un cheque en blanco a los ciudadanos", ha añadido Rubalcaba, quien ha subrayado que el Ejecutivo no puede renunciar a explicar lo que hace.
Debut de cuatro ministros
Las caras nuevas del Gobierno han debutado este viernes en el Consejo de Ministros. Pero antes, el presidente del Gobierno, José Luís Rodríguez Zapatero, ha posado en las escalinatas del Palacio de la Moncloa rodeado de sus seis nuevos ministros.
La ausencia de la vicepresidenta económica del Gobierno, quien asiste en Seúl a la reunión del G-20, ha obligado a que la tradicional "foto de familia" tras la remodelación del Gabinete se aplace hasta el regreso de Elena Salgado.
Sonrientes, y relajados, Alfredo Pérez Rubalcaba, Valeriano Gómez y Ramón Jaúregui se han situado a la derecha del vicepresidente del Gobierno, mientras que Trinidad Jiménez, Rosa Aguilar y Leire Pajín lo hacían a la izquierda, para posar durante unos tres minutos para los numerosos fotógrafos y cámaras que han recogido esta primera instantánea en La Moncloa de los nuevos ministros.
La anécdota la han protagonizado Rubalcaba, Jiménez y Aguilar al no haber acudido con la cartera de su ministerio.
Se aprueban algunos nombramientos
Por tanto, Zapatero preside la primera reunión de su nuevo Gabinete, que cuenta con cuatro nuevas caras respecto al anterior equipo. Este viernes han mantenido la primera toma de contacto en una reunión en la que se han aprobado algunos nombramientos, como el de las ex ministras Beatriz Corredor y Bibiana Aído, que serán las secretarias de Estado de Vivienda e Igualdad.
Además, el Consejo de Ministros hace oficial el nombramiento del director de la Academia de Cine, Carlos Cuadros, como sustituto de Ignasi Guardans, destituido al frente del Instituto de Cinematografía y Artes Audiovisuales (ICAA).
Cuadros se hizo con la dirección general de la Academia de Cine en julio de 2008 con la entonces presidenta Ángeles González-Sinde. Su experiencia como gestor cultural se ha desarrollado en entidades como la Fundación Autor y la Fundación AISGE, de la que ha sido gerente.