Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Zapatero elude precisar en el Congreso el futuro de la central nuclear de Garoña

La última sesión de control al Gobierno ha estado marcada por la campaña electoral de los comicios europeos, el futuro de la central nuclear de Garoña y, por supuesto, la crisis económica.
En la misma línea de lo anunciado el martes en el Senado, el presidente del Gobierno, José Luis Rodríguez Zapatero, ha reiterado que cumplirá con su compromiso electoral de sustituir paulatinamente la energía nuclear por las renovables, siempre que se asegure el suministro para ciudadanos y empresas.
Zapatero ha explicado que el Ejecutivo está estudiando el informe del Consejo de Seguridad Nuclear (CSN) sobre Garoña para tomar una decisión. El líder del Ejecutivo apuntó que el informe del CSN sólo aborda el tema de la seguridad y no la política energética que debe desarrollar España en los próximos años.
Rifirrafe con Rajoy
Tras hablar de Garoña, el presidente del Gobierno ha pedido al líder del PP, Mariano Rajoy, que el debate sobre la situación económica y las medidas aprobadas se base en "hechos" y no en "simplezas".
Rajoy retó al presidente a emprender las reformas necesarias y cambiar una política económica "que no lleva a ninguna parte más que al desastre". Le acusó de formular "pronósticos que no se cumplen" y anuncios "que quedan en nada", y de haber reducido su política a gastar los recursos públicos, sin generar confianza ni avanzar hacia un crecimiento sostenible de la economía.
El presidente defendió su plan "ambicioso" contra la crisis y volvió a pedir "la suficiente paciencia" para evaluar sus resultados.
Además, anunció que su Gobierno dará el viernes el primer paso para la liberalización del sector servicios en España, ya que el Consejo de Ministros aprobará la llamada Ley Ómnibus, que permite la aplicación en España de la directiva de la UE.
Sobre la campaña electoral
Y como no podía ser de otra manera, Zapatero ha tenido que hablar de las pasadas elecciones europeas, aunque se ha negado a "entrar en el juego" de criticar la última campaña electoral, porque considera que hacerlo sólo generará desafección y desinterés en la actividad política, "que debe contar con el máximo respeto".
Zapatero ha eludido así responder en el pleno del Congreso al portavoz de CiU, Josep Antoni Duran Lleida, quien ha tachado de "deplorable" la reciente campaña y ha reclamado al presidente del Gobierno listas abiertas y circunscripciones autonómicas en las elecciones europeas para fomentar la participación.
Acoso a Chaves

Por otra parte, el vicepresidente tercero y ministro de Política Territorial, Manuel Chaves, ha sido objeto de críticas y reproches por el PP en la sesión de control.
Chaves ha afirmado que ha cumplido el Código de Buen Gobierno y la Ley de Incompatibilidades cuando, siendo presidente de la Junta de Andalucía, el Ejecutivo autonómico concedió una subvención de 10 millones de euros a la empresa Matsa, en la que trabaja su hija.
El vicepresidente tercero ha respondido a tres preguntas consecutivas del PP sobre esta cuestión, en las que le reclamaron explicaciones sobre su interpretación de la Ley General de Subvenciones, la aplicación del Código de Buen Gobierno y las modificaciones legislativas a la carta.