Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Zapatero respalda la intervención del Banco de España en CCM

La intervención de Caja Castilla-La Mancha (CCM) ha marcado la sesión de control al Gobierno en el Congreso de los Diputados. El presidente del Gobierno y el líder de la oposición han utilizado este tema para protagonizar un nuevo enfrentamiento político.
José Luis Rodríguez Zapatero ha manifestado que respalda la intervención del Banco de España en CCM y ha anunciado que "en atención a una política preventiva", el supervisor está elaborando un protocolo de actuación "allí donde sea necesario" para reforzar su capacidad de "intervención" ante los riesgos del sistema financiero, que "en todo caso serán limitados y abordables" desde esta institución.
El presidente explicó que este protocolo preventivo será un conjunto de "herramientas útiles" que garantizarán los depósitos de los ahorradores, la competencia de las entidades, y que los directivos de aquellas que se vean rescatadas "asuman sus responsabilidades" en todos los casos.
Rajoy reprocha al Gobierno
Por su parte, Mariano Rajoy ha recriminado al Gobierno que el caso de CCM ha puesto de manifiesto la ausencia de un "diagnóstico real" de la situación, y que "se improvisa mucho".
"Ustedes necesitan un plan y eso es lo que yo le pido", ha incidido Rajoy, quien ha reiterado que los depósitos de los ahorradores están garantizados, por lo que "la gente debe estar tranquila".
Sin embargo, el líder del PP ha asegurado que la actuación del Gobierno y del Banco de España en el caso del CCM, que primero se intentó salvar a través de una fusión con la andaluza Unicaja, le generan "mucha inseguridad".
Rifirrafe De la Vega-Sáenz de Santamaría
Como acostumbran, la vicepresidenta del Gobierno, María Teresa Fernández de la Vega, y la portavoz del PP, Soraya Sáenz de Santamaría, han protagonizado un nuevo duelo dialéctico desde sus escaños.
De la Vega ha acusado al principal partido de la oposición de "buscar fórmulas y facturas que no encuentran" para justificar patrimonios como el de Luis Bárcenas, el tesorero del PP que según el juez Baltasar Garzón habría recibido sobornos a cambio de adjudicaciones.
Además de sacar a relucir la presunta trama de corrupción del empresario Francisco Correa, De la Vega ha atacado al PP con la disputa política sobre los estatutos de Caja Madrid para deslegitimar la alternativa que intenta presentar Mariano Rajoy.
Por su parte, Sáenz de Santamaría ha incidido en los problemas de los trabajadores autónomos y el hecho de que cada día haya 900 que deciden cerrar su negocio.