Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Zapatero hará "cambios profundos" en las políticas activas de empleo para evitar despidos

Zapatero ha resaltado, durante su comparecencia para hacer un balance de su gestión en la primera mitad del año, la necesidad de aumentar la gestión de las demandas y ofertas de empleo desde los Servicios Públicos de Empleo Estatal, que actualmente "está lejos" de lo que requiere el país y son la "gran asignatura pendiente" para salir de la crisis.
El presidente ha defendido que esta reforma de las políticas activas de empleo es un "campo distinto" de la del mercado de trabajo y necesita también "un importante acuerdo social", además de un "cambio en la gestión" de las dotaciones y la organización de la políticas por parte de "todas las administraciones".
"Los poderes públicos no pueden resignarse a tener un porcentaje mínimo de intermediación laboral de los trabajadores", ha incidido Zapatero, quien ha explicado que el objetivo es que los Servicios Públicos de Empleo ofrezcan una atención "personalizada" a cada parado en su búsqueda de empleo. "Esto va a obligar a cambiar muchas cosas", ha incidido.
El jefe del Ejecutivo ha señalado al respecto que el desempleo es la "gran preocupación del Gobierno y el gran reto", y por este motivo ha adelantado que la ampliación de la ayuda de 426 euros a los desempleados sin ingresos se aprobará en el Consejo de Ministros del 20 de agosto, tal y como reclamó el Congreso en el último Debate sobre el estado de la Nación, aunque la medida entrará en vigor el 16 de ese mismo mes.
Pide prudencia a los sindicatos
El jefe del Ejecutivo ha expresado su "gran respeto" a los sindicatos pese a la "discrepancia fuerte" que mantiene con CC.OO y UGT por la reforma laboral, ante la que les ha pedido que sean "prudentes" en sus valoraciones a la espera de conocer si la nueva ley consigue sus objetivos, y ha afirmado que seguirá contando con ellos para negociar la reforma de las políticas activas.
Ha asegurado que el modelo laboral actual "no es defendible", ya que se ha confirmado que cuando hay una crisis económica, "el sistema laboral español no sabe reaccionar para adaptarse". "Por eso hemos hecho esta reforma", ha explicado, y ha señalado que se trata de una ley "equilibrada y de calado".
Despido objetivo
Asimismo, ha defendido la nueva concreción sobre las causas del despido objetivo pactada por PSOE y PNV a través de una enmienda cuyo texto ha leído íntegramente. "Me da la impresión que no se ha leído con el suficiente detenimiento", ha incidido Zapatero, quien ha remarcado que la empresa tendrá que demostrar ante el juez que la caída de ingresos o pérdidas de ingresos ponen en riesgo su viabilidad y el mantenimiento del empleo.
"Lo que se hace es que en nuestro ordenamiento existan de verdad causas objetivas para ese despido", ha insistido Zapatero, y se ha preguntado si "alguien puede entender" que en 2009, en el epicentro de la crisis, sólo el 20 por ciento de las extinciones de contrato pudieran articularse a través del despido objetivo por causas económicas.
Próximo compromiso, la reforma de pensiones
Zapatero ha agradecido la "responsabilidad" de los grupos políticos que han negociado con el PSOE esta y otras modificaciones a la reforma, principalmente CiU y PNV, así como aquellas que han permitido prosperar otras reformas, como las medidas de ajuste del déficit público, al afirmar que "han hecho un buen servicio al país", aunque ha admitido que le gustaría contar con un apoyo más explícito.
"Comprendo que no es fácil dar el sí a medidas impopulares", ha comentado Zapatero, que ha señalado que el próximo "compromiso fundamental"que asumirá el Gobierno es la reforma de las pensiones. "Para que los trabajadores tengan una pensión digna tienen que asumir que hay que hacer una reforma, hoy para mañana", ha remarcado, asegurando que si se aborda ya "será razonable, progresiva y asumible".
Rajoy "no tiene una idea clara"
También ha aprovechado para arremeter contra el PP por su rechazo a la reforma laboral, un texto que, según ha recordado, toca "temas fundamentales", incluida la reforma de la negociación colectiva si patronal y sindicatos no llegan a un acuerdo en seis meses, y ha calificado de "lamentable" su "falta de alternativas".
"No han presentado una mínima alternativa", ha señalado Zapatero, y ha añadido en que el líder del PP, Mariano Rajoy "o no tiene una idea clara" de lo que quiere en reforma laboral o no se atreve a decirla", frente al PSOE, que, según ha defendido, históricamente, ha sido el partido que "más ha apostado por las reformas y mas ha hecho por el Estado del Bienestar y la cohesión social".