Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Zapatero asegura que la presión fiscal será menor que la establecida por el PP

La crisis económica ha sido la protagonista en la primera sesión de control al Gobierno en el Congreso de los Diputados tras el inicio del curso político. El presidente del Gobierno, José Luis Rodríguez Zapatero, ha asegurado que la presión fiscal española, situada actualmente en el 32,8 por ciento del PIB, no superará tras la "reforma fiscal" que prepara el Ejecutivo el nivel que tenía cuando los socialistas alcanzaron el poder en 2004, cuando estaba en el 34,5 por ciento del PIB.
En respuesta a una pregunta del presidente del PP, Mariano Rajoy, Zapatero afirma que éste es el compromiso electoral de su partido, que en los cinco años que lleva gobernando ha bajado "en dos puntos del PIB la presión fiscal", con medidas como la reducción en cinco puntos del Impuesto de Sociedades o la supresión del de Patrimonio.
El jefe del Ejecutivo recalcó que esta "subida de impuestos limitada y temporal en algunos casos" es lo que en estos momentos "necesita España" para hacer frente a la crisis económica, manteniendo la protección social y la inversión productiva en infraestructura "para crear empleo".
Réplica de Rajoy
Por su parte, el líder 'popular' replicó que la política social del PSOE "son 4,3 millones de parados, el doble de la tasa de la UE", y echó en cara a Zapatero que "cambie de criterio todos los días" y en pocos meses pase de descartar una subida de impuestos a anunciar "la mayor subida de la historia de la democracia". "Así es imposible", le reprochó.
Sobre Afganistán

Por otra parte, Zapatero ha admitido que el envío de 220 militares más a Afganistán está destinada a "reforzar la seguridad en la misión" de las tropas españolas ante el deterioro de la situación, mientras el portavoz de IU, Gaspar Llamazares, le avisó de que enviar más efectivos es "dejarlos en tierra de nadie" y poner "en peligro aún más su seguridad".
"Para el ejército afgano y el estadounidense no somos combatientes, pero para los insurgentes afganos y cada vez más para los ciudadanos, somos ocupantes, y eso deja en tierra de nadie la seguridad de las tropas", le dijo Llamazares en el pleno del Congreso.
Zapatero argumentó que también Bélgica, Francia, Alemania, Italia, Holanda, Portugal y Polonia han reforzado sus contingentes, pero el diputado de IU avisó a Zapatero de que enviar más tropas a este país es "empecinarse en el error" y "aceptar una lógica" que el Gobierno siempre rechazó, "la de la ocupación y de la guerra contra el terrorismo".
No obstante, el jefe del Ejecutivo dejó claro que la misión española en Afganistán durará hasta que las tropas afganas puedan hacerse cargo de la seguridad de su país.