Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Zapatero exige a Cuba la liberación de los presos políticos

El presidente del Gobierno, José Luis Rodríguez Zapatero, ha lamentado "profundamente" la muerte del opositor Orlando Zapata y ha exigido al "régimen cubano" la "libertad" de los "presos de conciencia".
Ante los presidentes de las Comisiones de Exteriores de los Parlamentos de los países miembros de la UE, reunidos en el Congreso, ha trasladado, en su calidad de jefe del Ejecutivo español y presidente de turno del Consejo de la Unión, sus "condolencias" a los "familiares y amigos" de Zapata.
"Podemos suponer el sufrimiento de los presos políticos cubanos y debemos exigir al régimen cubano que devuelva la libertad a presos de conciencia y respete los Derechos Humanos. Esta es una exigencia fundamental de toda la comunidad internacional", ha dicho.
El jefe del Ejecutivo español intervino ayer en la Sala de los Derechos Humanos de la ONU en Ginebra en el IV Congreso Mundial contra la Pena de Muerte en el que sólo hizo una velada referencia a la muerte de Zapata, que pasó desapercibida para los periodistas presentes.
Fue el equipo de Zapatero el que explicó posteriormente que el presidente había improvisado un párrafo final en su discurso pensando en el opositor y preso político cubano.
El presidente, que hablaba sobre los objetivos de la presidencia española de la UE y de los cambios que el Tratado de Lisboa introduce en la política exterior de los Veintisiete, ha subrayado ante su auditorio que la UE debe defender "la extensión de los sistemas democráticos a todos los continentes" y debe "estar en la vanguardia en la lucha por los Derechos Humanos".
Rául Castro defiende el régimen cubano
No obstante, el presidente de Cuba, Raúl Castro, ha lamentado la muerte del disidente cubano, tras 85 días de huelga de hambre, y ha asegurado que este hecho es el resultado de la relación con EEUU, afirmando que en la isla "no existen torturados".
"No existen torturados, no hubo torturados, no hubo ejecución. Eso sucede en la base de Guantánamo", afirmó Castro al ser consultado por la prensa sobre las denuncias por violaciones a los Derechos Humanos durante un acto celebrado en el Puerto de Mariel, que contó con la participación de su homólogo brasileño, Luiz Inácio Lula da Silva, de visita en la isla.
Sobre la muerte del disidente cubano, Lula evitó hacer cualquier comentario en el momento y aseguró que posteriormente podría comentar este hecho con la prensa. Los 53 disidentes de los 75 encarcelados en la denominada Primavera Negra en 2003 que todavía permanecen detenidos instaron el domingo en una misiva dirigida al presidente brasileño a que interceda ante Castro para lograr su liberación y llamaron especialmente la atención sobre la situación de Zapata Tamayo, que fue detenido durante esa ola represiva pero no formaba parte propiamente dicha del llamado Grupo de los 75.
Militares toman el acceso al velatorio
Mientras, decenas de militares han tomado los accesos a Banes, la ciudad donde está siendo velado el disidente cubano Orlando Zapata Tamayo, así como los alrededores del cementerio donde será enterrado, impidiendo la llegada de los opositores al régimen comunista que se han trasladado desde diferentes puntos de la isla.
Juan Oriol Berdecia Evora, amigo de Zapata Tamayo, ha comentado que "los alrededores" de la casa de la familia del disidente, donde se está llevando a cabo el velatorio, "están tomados por las fuerzas de seguridad del Estado", generando un clima de tensión en toda la ciudad.
En los accesos a Banes, los militares están pidiendo identificación a todas las personas que intentan entrar en la ciudad. "Ellos (los soldados) tienen una lista con varios nombre de opositores y deciden quién puede pasar y quién no", comentó.