Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

El Yankee Stadium, escenario de un grave delito de odio contra los judíos

Hombre con KipáReuters

Ben Lapin, un judío ortodoxo de 46 años disfrutaba de un partido en el Yankee Stadium cuando otro espectador le cogió la kipá. Nadie, ni siquiera la Policía, hizo nada. Tras rogarle que se lo devolviera, finalmente la volvió a recuperar.

El pasado 12 de septiembre, Ben Lapin, un judío ortodoxo vecino de Nueva York, acudió al Yankee Stadium a disfrutar del béisbol. En mitad del partido vio comoun hombre que se sentaba detras suyo le cogía la kibá que portaba. Tras insistirle en repetidas ocasiones que se la devolviese, el espectador acabó por entregarla a su dueño. Aún así, Lapin intentó denunciar lo sucedido, sin mucho éxito.
En declaraciones al NY Daily News, Lapin ha reconocido que se sintió "humillado", ya que "esto no le pasaba desde que tenía 12 años" y que "nadie, ni la Policía, hizo nada". Al final del partido, tras recomponerse, se acercó hasta a cinco guardias de seguridad distintos para reportar lo sucedido, pero ninguno lo tomó en serio.
Tras pasarse el problema de unos a otros, finalmente lo único que le dijeron es que al haber desaparecido 'el sospechoso', ya no podían hacer nada y que seguramente fuera un seguidor de los Dodgers. A pesar de la falta de seriedad, Lapin no desistió y días después mandó un correo al supervisor de la seguridad del estadio que, sorprendentemente como solución, le ofreció unas entradas gratis para otro partido.
Lupin se negó en rotundo a cogerla. "No se trata de conseguir entradas gratis. Tengo miedo de ir a ver un partido de los Yankees. No quiero volver allí. Hay una gran cantidad de antisemitismo", ha declardo al medio local. Ante su férrea postura las autoridades han decidido investigar lo sucedido que ya lo consideran como un grave delito de odio.