Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Vuelve el conflicto étnico a la región china de Xinjiang

Cinco personas han muerto y otras 14 han sido hospitalizadas durante las protestas masivas contra los ataques con jeringa vividos esta semana en Urumqi, capital de la región noroccidental china de Xinjiang. En una rueda de prensa, el vicealcalde de Urumqi, Zhang Hong, ha confirmado que dos de los fallecidos eran "civiles inocentes", mientras que el resto todavía están sin identificar.
El vicealcalde también ha expuesto que los misteriosos ataques con jeringas hipodérmicas contra residentes chinos estaban premeditados y organizados "para crear terror" y ha elevado el número de heridos por este tipo de agresión a 531 personas, la mayoría de ellas de etnia 'han'.
"Las 'tres fuerzas' (separatismo, terrorismo y extremismo) de dentro y fuera del país no quieren reconocer la unidad étnica y su fracaso en las revueltas del 5 de julio, que causaron al menos 197 muertos", ha dicho Hong. Según él, están usando 'violencia de baja intensidad' para alterar el orden social e instigar el odio étnico".
Nada de marchas, ni protestas masivas
Las autoridades locales de Urumqi, han prohibido las marchas, manifestaciones y protestas masivas en la región, dividida entre chinos 'han' y 'uigures', con el objetivo de mantener la estabilidad.
Desde el miércoles, se suceden las protestas contra estos ataques y los manifestantes, en su mayoría chinos 'han', pedían también la dimisión del secretario del Partido Comunista en la región, Wang Lequan, un protegido del presidente Hu Jintao, al que acusan de incompetencia para garantizar la seguridad ciudadana.
Cesados del cargo
El jefe de la Policía de la provincia de Xinjiang, Liu Yaohua, en el noroeste de China, ha sido cesado este sábado de su cargo, tras las protestas ocurridas esta semana. Liu será reemplazado por el jefe del Partido Comunista de la prefectura de Aksu Prefecture.
Poco antes se conocía que Li Zhi, máximo responsable del Partido Comunista Chino en Urumqi, también había sido cesado a causa de las protestas.
Mayoría 'uigur'
Xinjiang estuvo habitada durante siglos por la etnia 'uigur' de lengua turca y credo musulmán, hasta que los colonos chinos empezaron a llegar a la región después de la ocupación de las tropas comunistas, en 1949, en especial en las últimas dos décadas, hasta convertirse en un 50 por ciento de los pobladores.
Los 'uigures' acusan al gobierno chino de reprimir y segregar su cultura, y de torturar a sus miembros o ejecutarlos bajo falsas acusaciones de terrorismo, mientras que Pekín consiguió incluir en 2001 a una de las más importantes organizaciones separatistas uigures en la lista de grupos terroristas internacionales de la ONU.