Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Visto para sentencia el juicio por el atentado contra la T-4 de barajas

Juicio del atentado de laC T4CNN+/Cuatro
El fiscal, Daniel Campos, ha centrado su alegato de conclusiones en rechazar las supuestas torturas policiales alegadas por Portu y Sarasola al ser detenidos en enero de 2008 y en defender que, en cualquier caso, la causa se basa en hechos probados atestiguados de forma independiente a la declaración de autoinculpación de éste último, que detalló los hechos y la identidad de sus autores. El letrado de oficio que asesoró entonces a Sarasola ha asegurado que la declaración se había producido libremente y con totales garantías.
Además de considerar "creíble" la versión de los guardias civiles que tuvieron que derribar con su propio peso a Portu y que se limitaron a agarrar y reducir a Sarasola, que explicaría la diferencia de lesiones entre uno y otro, el fiscal ha recordado que Sarasola fue reconocido por los médicos durante seis días consecutivos, del 6 al 11 de enero.
Por lo que respecta a las pruebas, Campos ha recordado el papel que se incautó a Portu y el post-it que se halló a San Sebastián con los teléfonos a los que avisar, el plano para organizar el viaje encontrado en casa de Sarasola, un manual de ETA que recomendaba denunciar torturas y fotografías que permitieron encontrar un zulo con explosivos de la banda.
Además, ha señalado la coincidencia de los kilómetros recorridos por el coche que utilizaron con la distancia entre Irún y la T4, y las identificaciones de Portu con la voz y el teléfono móvil de la llamada de aviso, y Sarasola grabado con muleta y gorra por las cámaras de la T4.
Por todo ello, el fiscal ha considerado probada la implicación de los acusados y ha reiterado la petición de una pena de 1.120 años para cada uno de ellos, 30 por cada asesinato consumado y 20 por los 52 en grado de tentativa que corresponden al número de heridos. Además, ha explicitado que, de acuerdo con el artículo 38 del Código Penal, los beneficios penitenciarios no se aplicarán en función de los 40 años de pena efectiva, sino a partir del total.
Defensa contra acusación

Las ocho acusaciones particulares y la acusación popular sostenida por la Asociación de Víctimas del Terrorismo (AVT) han suscrito el repaso del fiscal, han pedido las respectivas indemnizaciones para sus representados (950.000 euros para los herederos de Diego Armando Estacio, y otras cantidades por incapacidad para varios policías, un trabajador de Iberia y varios usuarios del aeropuerto) y han asegurado que el silencio de los acusados durante toda la vista era un síntoma de la falsedad de sus denuncias por torturas.
La defensa de los acusados ha criticado por ello a las acusaciones particulares, al considerar que se arrogaban el papel de juzgar las torturas, cuando éstas ya van a ser juzgadas en un procedimiento independiente abierto en San Sebastián, que acusa a 15 guardias civiles por lesiones.
Además, ha señalado que Mikel San Sebastián, a quien se incautó el manual para denunciar torturas, fue arrestado en Francia y no las denunció. Pese a la invitación de las acusaciones particulares de que hablaran sobre las torturas en el juicio, los tres acusados declinaron la posibilidad de hacerlo en su derecho de última palabra.