Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Un veterano de Irak mata a tiros a una guarda forestal en Washington

La policía busca al veterano de Irak Benjamin Colton Barnes, sospechoso de asesinar a la guarda forestal Margaret Anderson, que intentó detenerlo.Reuters

La mujer trató de detener al ex militar de 24 años que se saltó un control de tráfico

La guarda del parque, Margaret Anderson fue asesinada a tiros en el día de Año Nuevo por un veterano de la guerra de Irak.  Más de 150 agentes federales y estatales buscan al ex militar Benjamin Colton Barnes en el Parque Nacional del Monte Rainier, en el estado de Washington (noroeste) donde ha ocurrido el incidente.
Las autoridades creen que Barnes, de 24 años, está armado y que es muy peligroso.
"Hay mucha nieve y es difícil moverse rápidamente", ha explicado una portavoz del Parque, Lee Taylor. "Probablemente es alguien con experiencia en el exterior", ha señalado el sheriff del condado de Pierce, Ed Troyer, en declaraciones a la filial de la CNN en Seattle.
Barnes podría ser también el responsable de cuatro heridos durante un tiroteo el domingo en el barrio de Skyway, en Seattle, según el Departamento del Sheriff del condado de King.
El sospechoso participaba en una fiesta de Nochevieja en la que había varias personas armadas. Precisamente por una de las armas surgió una discusión y estalló un tiroteo.
El incidente del Parque Nacional comenzó con "un control rutinario de tráfico" sobre las 10.30 horas (1.30 hora peninsular española), ha explicado Taylor. El sospechoso no detuvo su vehículo tal como se le había solicitado y escapó, por lo que los guardas pidieron ayuda por radio.
Anderson y su compañero dispusieron su vehículo para bloquear el camino del fugitivo, pero cuando llegó, éste salió del coche y disparó contra ella, ha explicado Taylor.
Los guardas pudieron alertar del hecho al Departamento del Sheriff del condado de Pierce, pero cuando los agentes llegaron al lugar también fueron tiroteados.
Un grupo de agentes pudo llegar hasta Anderson y sacarla de la línea de fuego, pero los médicos solo pudieron entonces certificar su fallecimiento.
El sospechoso huyó entonces hacia el bosque y abandonó su vehículo, donde han sido halladas varias armas y equipo antibalas.
En la búsqueda participan helicópteros equipados con cámaras de infrarrojos y un avión con bengalas para intentar localizar al hombre durante la noche, ha señalado el sargento Tom Martin, perteneciente a la Patrulla Estatal de Washington.
Interrogada sobre la víctima, Taylor ha explicado que Anderson, de 34 años, estaba casada con otro guardia del parque con el que tenía dos hijos.
"Era una persona muy entregada a su trabajo, ayudaba a los visitantes y protegía los recursos naturales", ha apuntado. Anderson era madre de un niño de 4 años y un bebé de uno y estaba casada con otro de los guardas del parque.
El parque se encuentra cerrado al público y un centenar de visitantes fueron trasladados hasta la entrada principal, donde cuentan con alimentos, agua y cinco agentes de guardia. Doce horas después pudo comenzar su evacuación.