Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Varias ONG condenan la última aparición televisiva de Sakineh

Diversas ONG han condenado categóricamente la última aparición televisiva de Sakineh Ashtiani, la mujer iraní sentenciada a muerte por lapidación, en una dramatización de los eventos que rodearon al asesinato de su marido emitida por la televisión oficial iraní, y en la que Ashtiani vuelve a reconocer su culpabilidad en la muerte de su esposo.
En esta reconstrucción de los eventos, el hijo de Ashtiani, quien también está encarcelado, interpretó a su propio padre fallecido mientras un narrador describe a Ashtiani como una "prostituta" y asegura que "cada historia tiene dos lados".
La cadena, que ayer se vio obligada a salir al paso de los rumores que apuntaban a la liberación de Ashtiani, ha asegurado que esta dramatización había contado con el permiso de las autoridades judiciales iraníes, que permitieron a la mujer abandonar la cárcel durante un breve período de tiempo para grabar sus escenas.
Algunas ONG como Amnistía Internacional han condenado la aparición de Ashtiani, que reconoce en el documental "haber planeado matar a su marido". "Los estándares internacionales para un juicio justo, de los que Irán es país firmante, garantizan el derecho a no ser obligado a autoincriminarse", recuerda Clare Bracey. "Una confesión televisada mediante permiso legal no hace sino convertir en una farsa el sistema legal iraní", ha añadido.
"Probabilidad" de que se le perdone la vida
El documental recuerda que el caso contra Ashtiani sigue abierto, e incluye una entrevista con uno de los ayudantes del líder supremo del país, el ayatolá Alí Jamenei, quien asegura que hay "una buena probabilidad" de que se perdone la vida de la mujer.
Otras organizaciones como el Comité Internacional contra la Lapidación (ICAS, por sus siglas en inglés) lamentan profundamente aspectos como que el hijo de la condenada haya participado en el documental. "Es muy, muy triste que le hayan obligado a interpretar el papel de su padre fallecido en la reconstrucción del crimen. Es un escándalo", aseguraron portavoces al diario 'The Guardian'.
Rumor
En septiembre se anunció que se anulaba la sentencia que condenaba a Sakineh Mohammadi Ashtiani a morir lapidada por adulterio - el único delito que conlleva esa pena bajo la ley islámica de Irán, tras la protesta internacional.
El rumor de su liberación se extendió rápidamente en Internet el jueves después de que defensores de los derechos humanos en Europa aparentemente malinterpretaran unas fotografías difundidas antes de la emisión del documental, que mostraban a Ashtiani en su casa donde se grabó la reconstrucción de la muerte, como una indicación de que estaba libre.