Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Urkullu ofrece un pacto de silencio sobre ETA y la paz

Urkullu ha reflexionado sobre "todo lo que se está publicando" en los medios de comunicación, "sobre toda la vorágine que se está generando en expectativas, ilusiones, entre comillas, sin demasiado fundamento y, quizá, con mucha falta de rigor, y de claridad en protagonistas pertenecientes a una misma formación política".
Por ello, ha ofrecido "un pacto de silencio sobre esta cuestión", sin hacer "interpretaciones cuando no hay elementos sustanciales en la mesa" como, en su opinión, ocurre en estos momentos, en los que no hay un anuncio de ETA de cese de la violencia ni "pronunciamiento" tampoco en la izquierda abertzale.
"Ofrecería ese pacto de silencio a todas las formaciones políticas para que nos abstraigamos de este juego, para que lo que no está en nuestras manos y otros tengan que hacer, pueda germinar, si es que lo están haciendo, y puedan dar frutos", ha añadido.
En este sentido, ha indicado que, si otras formaciones creen que "no es éste el camino de un pacto de silencio", él, como presidente del PNV asume el compromiso de intentar hablar de pacificación y normalización "sobre lo que el partido esté haciendo o vaya a hacer, pero no de interpretaciones de los que otros digan o hagan cuando no hay elementos sustanciales en la mesa".
Urkullu cree que "la espiral de declaraciones o contradeclaraciones pueden ser absolutamente perjudiciales", y ha señalado que se han hecho declaraciones "carentes de todo rigor" y "atrevidas".
Además, ha mostrado su temor de que se entre también, de nuevo, "en valoraciones de si un posible comunicado, de si no viene, de si viene, si es suficiente o insuficiente, si es un paso adelante o no". "Estamos hablando de una organización terrorista a la que sólo tenemos que pedir el cese definitivo, porque no le debemos nada como sociedad. Es ETA la que debe un tiempo ya definitivo de ausencia de violencia. Nos está faltando la suficiente objetividad para guiarnos por los principios", ha subrayado.
Iñigo Urkullu ha considerado que quizá "el proceso" al que se apela ahora "no es tan unilateral, como se está viendo en los medios de comunicación", y ha indicado que "es evidente que hay una relación entre el PSE-EE y Batasuna".
Tras señalar que se estén "en la misma situación, en la que el PNV demanda de ETA un comunicado en el que anuncie el cese definitivo", ha recordado que la banda "debe a la sociedad vasca un espacio de convivencia en ausencia absoluta de violencia, no sólo física, sino de la amenaza, del chantaje y de la extorsión".
A la espera de "ese comunicado de cese definitivo", ha abogado también por "la normalización en la convivencia política", con la participación de todas las sensibilidades ideológicas. "Para ello, la que se autodenomina izquierda abertzale sabe los pasos que tiene que dar para estar presente en las instituciones", ha manifestado.
Urkullu ha afirmado que su partido "está intentando ayudar" y pretende "salir del torbellino en el que estamos instalados". Por ello, ha pedido públicamente "un pacto de silencio" a las diferentes formaciones.