Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Estados Unidos envía por primera vez a un representante a la conmemoración de Hiroshima

Estados Unidos envía por primera vez a un representante a la conmemoración de HiroshimaReuters
Estados Unidos, país responsable del lanzamiento de la bomba nuclear en Hiroshima y posteriormente en Nagasaki, ha enviado a su embajador en Tokio, John Roos, a tomar parte en la ceremonia de conmemoración anual de los cientos de miles de muertos que provocaron en 1945 las dos explosiones nucleares.
"Por el bien de las generaciones futuras debemos seguir trabajando juntos para lograr un mundo libre de armas nucleares", afirmó Roos en un comunicado.
A la misma hora que explotó la bomba
En la ceremonia se ha hecho tañir la denominada 'Campana de la Paz' de Hiroshima a las 8.15 hora local, la misma hora que el 6 de agosto de 1945 el avión estadounidense 'Enola Gay' descargó una bomba nuclear denominada 'Little Boy' sobre esta localidad del sur de Japón.
En el momento de la explosión nuclear murieron unas 140.000 personas, si bien la cifra total de fallecidos en la ciudad en los meses posteriores se elevaría a unos 350.000.
Tres días después Estados Unidos arrojó otra bomba nuclear contra la ciudad de Nagasaki, situada también en el sur de Japón, donde se estima que en torno a 80.000 personas murieron por el impacto directo de la bomba o por sus consecuencias.
Japón se rindió seis días después de estos bombardeos, concluyendo así la Segunda Guerra Mundial, que había acabado unos meses antes en Europa.
"Conciencia global" contra las armas nucleares
"No cabe duda de que la urgente necesidad de abolir las armas nucleares está calando en la conciencia global", ha asegurado el alcalde de Hiroshima, Tadatoshi Akiba, durante la ceremonia.
El presidente de Estados Unidos, Barack Obama, que el año pasado se hizo con el premio Nobel de la Paz en parte por sus esfuerzos en pro de la desnuclearización global, firmó el pasado mes de abril un acuerdo con Rusia para reducir un 30 por ciento el número de cabezas nucleares.