Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Estados Unidos y Corea del Sur continuarán con sus maniobras conjuntas tras el ataque de Pyongyang

El presidente de Estados Unidos, Barack Obama, considera que "Corea del Norte es una amenaza que necesita ser tratada", después del ataque contra una isla de su vecino del Sur que ha acabado con la vida por lo menos de dos soldados. Así, el mandatario ha acordado con su homólogo surcoreano, Lee Myung Bak, continuar con los ejercicios militares en la costa oeste de la península coreana.
En una conversación telefónica, Obama y Lee han decidido continuar con estos ejercicios como una muestra del apoyo estadounidense a Corea del Sur para disuadir al régimen de Pyongyang de repetir acciones armadas. "Estados Unidos continúa firme y completamente comprometido con la defensa de su aliado", reza el comunicado hecho público por la Casa Blanca.
Maniobras militares en Corea del Sur
Para seguir con estas maniobras, un portaaviones de la Fuerza Aérea de Estados Unidos ha abandonado este miércoles la base militar de Yokosuka, al sur de Tokio, para realizar ejercicios militares programados en aguas de Corea del Sur.
El USS George Washington, un aparato con capacidad para transportar 75 aviones y 6.000 efectivos, ha despegado de la base de Yokosuka para participar en unas maniobras militares en la costa oeste de la península coreana, según ha informado la fuerza naval a través de un comunicado.
Los Ejércitos de Estados Unidos y Corea del Sur ya han confirmado el envío del aparato, que formaría parte de las maniobras militares queambos países desarrollan de forma conjunta en aguas del mar Amarillo, en el marco de su acuerdo de cooperación estratégica.
Precisamente, estos ejercicios fueron los que, según Pyongyang, suscitaron el ataque a la isla surcoreana de Yeonpyeong, ubicada en estas aguas, al considerar que estaba siendo objeto de una ofensiva de su vecino. Por el contrario, Seúl afirma que fue el Norte quien abrió fuego en primer lugar.

"Corea del Norte es una amenaza"
Horas antes, en una entrevista concedida a la cadena estadounidense ABC, Obama consideró que, tras el ataque de Pyongyang a la isla surcoreana de Yeonpyeong, "Corea del Norte es una amenaza que necesita ser tratada", aunque se negó a especular sobre una eventual intervención de Estados Unidos en este país. "No voy a especular sobre una acción militar en este momento", aseveró.
En referencia a este incidente, que ha elevado al máximo la tensión entre las dos Coreas, el dirigente señaló que "es una provocación más de las muchas que hemos visto en los últimos meses", haciendo alusión al hundimiento de un buque surcoreano, el 'Cheonan', con 46 marineros a bordo, a causa de un torpedo lazado por el Norte, y a las recientes revelaciones sobre su potencial nuclear.
En este contexto, el mandatario instó a la comunidad internacional a aumentar la presión sobre el régimen liderado por Kim Jong Il. En concreto se refirió a China, aliado estratégico de los norcoreanos, a cuyas autoridades solicitó que trasladen a Pyongyang que "esto no es un juego, hay reglas internacionales que debe cumplir".
Reunión en el Pentágono
En la misma línea señalada por Obama, las cúpulas de seguridad de Estados Unidos y Corea del Sur han acordado, en una reunión celebrada en el Pentágono, coordinar cualquier tipo de acción contra Pyongyang, según ha informado esta institución a través de un comunicado.
En el marco de este encuentro, el secretario de Defensa norteamericano, Robert Gates, ha felicitado a su par surcoreano, Kim Tae Young, "por la contención mostrada por su gobierno" ante dicho ataque, que Washington considera una violación del armisticio que puso fin a la guerra coreana (1950-1953).
Dos civiles muertos
La Policía surocoreana ha localizado los cadáveres de dos civiles en la isla de Yeonpyeong, bombardeada por la artillería de Corea del Norte, según han informado fuentes policiales.
"Dos personas de alrededor de 60 años aparecieron muertas supuestamente como resultado del bombardeo de ayer", ha declarado un portavoz de la Policía de la ciudad de Incheon (noroeste).