Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Último adiós a la televisión analógica

Los últimos repetidores que transmiten la señal analógica de televisión en España comenzarán a apagarse progresivamente a partir de este miércoles, cuando se iniciará la tercera y última fase del Plan Técnico Nacional de la Televisión Digital Terrestre, que afectará a más de 30 millones de personas.
Las previsiones del Gobierno es acabar con la señal analógica entre el jueves y el 2 de abril en tres fases claves: del 17 de marzo al 29 de marzo, cuando 11 millones de ciudadanos de 17 proyectos dejarán de ver la señal analógica; el 30 de marzo y el 2 de abril, cuando se producirá el último 'apagón' de los últimos 6 proyectos, que afectará a 3,8 millones de personas.
Esta tercera fase afectará a los municipios más grandes, entre ellos Madrid, Barcelona y Sevilla, que se 'apagarán' a la vez el próximo 30 de marzo. Ese día, se producirá el apagado más grande de la última fase en cuanto a densidad de población (afectará a 16,5 millones de personas) e implicará que grandes centros como Torrespaña (Madrid), Valencina de la Concepción (Sevilla) y Collserola (Barcelona), entre otros, dejen de emitir para siempre en analógico.
No obstante, después de que Madrid, Barcelona, Sevilla y Bilbao, entre otras grandes ciudades, se hayan despedido para siempre de la televisión analógica todavía quedarán por 'apagar' algunos municipios de Asturias, Castilla y Leon, Islas Canarias y Galicia que reciben la señal de los centros emisores instalados en Gamoniteiro (Asturias), Matadeón (León), Peña de Francia (Salamanca), Domayo (Pontevedra), Páramo (Lugo) e Izaña (Tenerife). Estos últimos rezagados darán el salto a la TDT el 2 de abril.
El Secretario de Estado de Telecomunicaciones y para la Sociedad de la Información, Francisco Ros, advirtió el martes que "quien no haya hechos los deberes", tales como preparar la antena para la recepción de la señal digital o tener el decodificador, podrá quedarse sin ver la televisión hasta que se "conecte digitalmente".
No obstante, durante la presentación de esta última fase el lunes, Ros indicó que "la mayoría de los ciudadanos no se van a enterar" del 'apagado', ya que, según los indicadores desarrollados por el Ministerio de Industria, el 90,5 por ciento de los hogares españoles acceden actualmente a los canales de la nueva televisión digital, y el 93 por ciento ya ha adaptado su antena para recibir la señal digital. Concretamente, se ha completado el proceso de transición a la TDT en cerca de 3.900 municipios, lo que supone que el 48 por ciento de los municipios reciben únicamente la señal analógica.
En este sentido, el secretario de Estado se mostró convencido de que "solamente los retrasados" en prepararse para el apagón "se van a enterar" de esta última fase del Plan Nacional de Transición a la TDT que empieza el miércoles. Además, hizo un llamamiento para que no cunda el "pánico" en las personas que todavía no se han preparado, ya que "lo más que puede pasar es que se queden algún día sin ver la televisión" y "no es irremediable" porque basta con adaptar la antena o comprarse un descodificador, según cual sea el problema.