Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Último adiós al padre del olimpismo moderno

Los Príncipes de Asturias, don Felipe y doña Leticia, el presidente de la Generalitat catalana, José Montilla, y numerosas autoridades recibieron poco después de las 10 horas el féretro del ex presidente del Comité Olímpico Internacional (COI), Juan Antonio Samaranch, en el Palau de la Generalitat, donde ha quedado instalada la capilla ardiente y se oficia una ceremonia civil a partir de las 10.30 horas en el Saló de Sant Jordi. La dimensión humana, institucional, deportiva y económica de Samaranch, fallecido ayer en Barcelona a los 89 años, ha planeado durante las intervenciones que se han producido en una ceremonia celebrada en el Salón Sant Jordi del Palau de la Generalitat, previa a la apertura de la capilla ardiente al público.
El féretro entró en la plaza Sant Jaume y en el Palau fue recibido por una formación de gala de 15 mossos d'Esquadra, con el silencio solemne de los múltiples asistentes y el sonido del carillón.
Acompañando a los familiares de Samaranch también estaba la infanta Cristina, quien siempre ha estado especialmente vinculada al mundo del deporte; el alcalde de Barcelona, Jordi Hereu, y el presidente del Parlament catalán, Ernest Benach, entre otros.
La plana mayor de la clase política e institucional catalana asistió a este primer acto de despedida para quien está considerado como padre del olimpismo moderno. Tanto en el Palau de la Generalitat como el Ayuntamiento de Barcelona ondeaba solo la bandera olímpica.
A partir de las 12 horas, la capilla ardiente quedará abierta al público para que los barceloneses puedan dar el último adiós a una figura que tuvo un papel clave en la celebración de los Juegos Olímpicos en la ciudad en 1992.
Varios de los asistentes más ilustres, además de su familia, han dedicado unas palabras a Samarach. María Teresa, hija del fallecido ex presidente del Comité Olímpico Internacional (COI) ha destacado que el mundo del deporte y sus profesionales fueron siempre "la otra familia" de Juan Antonio Samaranch. En su intervención durante el acto de despedida a Samaranch en el Palau de la Generalitat, aseguró que su padre siempre tuvo "dos familias", la íntima y la deportiva, con las que se mostraba "plenamente feliz". "El deporte ha estado y estará siempre presente en la familia Samaranch".
El Príncipe de Asturias, Felipe de Borbón, se ha referido al ex presidente del Comité Olímpico Internacional (COI) Juan Antonio Samaranch como la persona que le inculcó "el espíritu de los Juegos Olímpicos en el 92", y agradeció su contribución para proyectar la imagen "de una España diferente" en todo el mundo. Don Felipe ha afirmado que su labor tras 21 años al frente del máximo organismo olímpico estuvo plagada de grandes logros y transformaciones "de profundo calado", entre las que destacó haber vinculado los valores del deporte a las mejores cualidades humanas, lo cual subrayó que es fundamental para la convivencia de los pueblos.
El alcalde de Madrid, Alberto Ruiz Gallardón, ha agradecido su compromiso y apoyo a las dos candidaturas olímpicas de la capital española, y aseguró que fue uno de los artífices de "los mejores juegos de verano que nunca se han organizado", en referencia a los de Barcelona. Ha asegurado que su ejemplo perdurará, e instó a todos a continuar con la misma actitud. "Con Samaranch, no hay nada, por ambicioso que fuera, que no pudiera lograrse", ha sentenciado y ha comentado que todos le llevarán en el corazón. Gallardón ha apelado a la figura del ex presidente del COI como responsable de devolver al olimpismo su "esplendor originario". Destacó su inteligencia, su sentido práctico, y recordó que nunca se dejó engañar "por las trampas del prejuicio, ni se distrajo por el perjuicio de la ideología".
El presidente del Comité Olímpico Internacional (COI), Jacques Rogge, ha elogiado hoy el gran legado que ha dejado en el movimiento olímpico su predecesor, Juan Antonio Samaranch, y se ha comprometido a "perpetuar" su herencia y la labor que inició. Durante su intervención le definió como el presidente "más influyente" que ha tenido el organismo olímpico desde su fundador, Pierre de Coubertin. También ha asegurado que fue "un líder, un mentor y un amigo", y destacó que, pese a su timidez y ser un hombre "de pocas palabras", las que decía tenían siempre mucho sentido. Destacó que su labor al frente del olimpismo se caracterizó por la introducción de transparencia, independencia e innovación. Además, Rogge ha afirmado que Samaranch dio la vuelta a los Juegos y los transformó tal y como son ahora. Además, "tuvo la gran satisfacción de presenciar los maravillosos juegos" de Barcelona en 1992.
El presidente del Comité Olímpico Español (COE), Alejandro Blanco, ha subrayado durante su intervención que multitud de personas en todo el mundo "lloran" la pérdida de quien fomentó los valores del deporte como el mejor camino hacia la paz. "Si a los hombres se les mide por sus acciones, todos estaremos de acuerdo en que fue un hombre universal", ha dicho, y aseveró que el movimiento olímpico "no puede entenderse sin su gigantesca contribución".
El secretario de Estado para el Deporte, Jaime Lissavetzky, ha lamentado la pérdida de "un amigo y maestro", lo que le produce "orfandad intelectual". Ha resaltado que echará de menos sus consejos, ya que siempre le llamaba y estaba a su lado. "No saben ustedes como disfrutaba con los triunfos españoles", destacó Lissavetzky, quien mantuvo una relación muy intensa con él, de quien destacó también que deja "un gran legado".
Incluso Hu Jintao, presidente de China ha querido expresar sus respetos a Samaranch. El mandatario recuerda que hizo "grandes contribuciones" para el regreso de China al COI
El catalán fue clave para que los Juegos llegasen al 'gigante' asiático, con la celebración en 2008 de la cita en Pekín, que fueron todo un éxito para el país y su deporte.
Los Reyes presidirán el funeral
El funeral del presidente de honor del COI se oficiará a las 18.00 horas en la Catedral de Barcelona, adonde asistirán los Reyes y la Infanta Elena, después de que el padre del olimpismo moderno muriera este miércoles a los 89 años en el Hospital Quirón de Barcelona por una parada cardiorrespiratoria.