Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

UGT reconoce que hay pocas posibilidades de que haya acuerdo en la negociación de la reforma laboral

La fecha límite del 16 de junio continúa en el horizonte de la negociación de la reforma laboral, que tras la reunión del pasado miércoles apunta a que el Gobierno deberá actuar unilateralmente ante la falta de acuerdo entre patronal y sindicatos, que ven más cerca la huelga general.
En cualquier caso, el Gobierno todavía ve posible el pacto entre los agentes sociales, como ha asegurado la secretaria general de Empleo, Maravillas Rojo, quien confía en la posibilidad de un acuerdo entre sindicatos y patronal después de los "avances técnicos" que se produjeron el miércoles y que considera "importantes".
Rojo ha valorado el hecho de que "sigan las conversaciones" entre las partes con la voluntad de cerrar un acuerdo antes del 16 de junio, la fecha límite establecida por el presidente del Gobierno, José Luis Rodríguez Zapatero.
Además, ha destacado que todas las partes negociadoras se han vuelto a emplazar a un encuentro que tendrá lugar la semana que viene.
Rojo, de todas maneras, no ha querido hablar de optimismo, "ya que hay puntos de acuerdo y de desacuerdo", y se ha limitado a pedir prudencia y a no dar más detalles "en aras de la voluntad de seguir manteniendo conversaciones".
Pocas posibilidades de acuerdo
Por parte de los sindicatos, el secretario de Acción Sindical de UGT, Toni Ferrer, ha indicado que la negociación todavía está abierta "pero existen unas grandes probabilidades de que no haya acuerdo". Ferrer ha asegurado que la patronal "no tiene ningún interés en negociar" después del anuncio del Ejecutivo de que llevará adelante la reforma con o sin acuerdo.
En este sentido, el secretario general del sindicato, Cándido Méndez, ha afirmado que quiere un acuerdo sobre la reforma laboral que sea "equilibrado, preserve los derechos de los trabajadores y mejore la productividad de las empresas" y que no esté enfocado exclusivamente a contentar a los mercados financieros.
El secretario general de UGT ha agregado que, aunque el mercado laboral debe regularse mejor, es "urgente que se recupere el flujo de crédito a las pymes y a las familias", ya que el paro sólo se reducirá con el crecimiento económico.
Méndez también ha hecho referencia al abaratamiento del despido y ha explicado que en España es "fácil y rápido despedir y no debe ser caro cuando ya se ha despedido a cientos de miles de trabajadores fijos".
Sobre una posible huelga general, Méndez ha advertido de que sólo la convocarán "si el Gobierno la provoca con un decreto que lesione los derechos de los trabajadores".