Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

La UE reducirá las zonas cerradas al tráfico aéreo

Pesadillas de aeropuertosCNN+/Cuatro
Los ministros de Transporte de la UE han decidido en colaboración con Eurocontrol dividir el espacio aéreo en tres zonas, así como permitir que las que no estén afectadas por las cenizas volcánicas procedentes de Islandia se reabran al tráfico como muy tarde mañana martes a las 08:00 hora española.
El ministro de Fomento, José Blanco, ha explicado que la primera de estas zonas es aquella que se encuentra en el núcleo central de las emisiones y en la que se mantiene la restricción absoluta, mientras que en la segunda, donde se aprecian restos de cenizas, las operaciones se harán de manera coordinada por las autoridades de los estados miembros. Finalmente, en la zona 3 (libre de partículas) se operará con normalidad.
Blanco ha anunciado también que ha acordado con el Gobierno del Reino Unido utilizar algunos aeropuertos españoles como plataformas para distribuir a los pasajeros británicos en vuelos transcontinentales, para facilitar la movilidad de unas 200.000 personas.
Responsabilidad de compañías aéreas
Además, han acordado trasladar la responsabilidad a las compañías aéreas para que sean éstas las que decidan y asuman los riesgos de volar o no, basándose en las recomendaciones de los expertos y con medidas de seguridad reforzadas. Esta política es la que funciona en Estados Unidos y la que se aplica en la Unión Europea para otros escenarios como, por ejemplo, las tormentas, han explicado fuentes comunitarias.
El comisario de Transportes, Siim Kallas, ha admitido que la actual situación "no se puede sostener durante mucho tiempo, ni siquiera durante algunos días más". No obstante, ha subrayado que "no puede haber ningún compromiso en materia de seguridad" y ha dejado claro que cualquier decisión de reanudar los vuelos deberá basarse en "pruebas científicas".
Las compañías aéreas han criticado el cierre del espacio aéreo desde el pasado jueves en la mayor parte de Europa y han reclamado una flexibilización de estas medidas.