Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

La UE acuerdan sancionar a los bancos que paguen bonus excesivos a sus directivos

Los líderes europeos han acordado pedir a las principales economías del mundo que se comprometan a imponer sanciones a los bancos que paguen primas excesivas a sus directivos.
Este fue el principal resultado de la cumbre extraordinaria convocada por los Veintisiete para pactar una posición común de la UE de cara a la cumbre del G-20, que se celebrará en Pittsburgh (EEUU) los días 24 y 25 de septiembre.
Beneficios privados y pérdidas públicas
Tras la reunión, el primer ministro sueco, Fredrik Reinfeldt, cuyo país ocupa la presidencia de turno de la UE, confirmó que "desde nuestro punto de vista, la burbuja de los bonus pinchó esta noche".
"No podemos aceptar que los beneficios de los bancos sean privados y que sus pérdidas deban ser asumidas por los contribuyentes", resaltó Reinfeldt.
"Nuestros ciudadanos están horrorizados ante las informaciones de que los bancos que han recibido dinero público están pagando bonus exorbitantes. En el G-20, insistiremos en la necesidad de una actuación internacional coordinada y decidida", dijo por su parte el presidente de la Comisión, José Manuel Durao Barroso.
Unidad en la UE

Por su parte, el presidente francés, Nicolas Sarkozy, ha destacado que Europa está "unida en un mensaje político fuerte: no queremos que esto vuelva a empezar y que los escándalos de los bonus y los comportamientos irresponsables puedan prosperar con el pretexto de que el mercado bursátil se recupera".
"No hay que volver a la estructura de bonus del pasado. No aceptaré la vuelta a los viejos tiempos, tal y como algunas instituciones quieren hacer", afirmó a su vez el primer ministro británico, Gordon Brown.
"Toda la UE, y España también, es partidaria de una regulación exigente y estricta en lo que afecta a las retribuciones de los altos directivos de las entidades financieras. Estricta y exigente, que no favorezca comportamientos que de una u otra manera han llevado a alguna entidad financiera a la situación de crisis que hemos vivido", señaló el presidente del Gobierno, José Luis Rodríguez Zapatero.
Piden a Obama que se sume
Tanto Reinfeldt como Barroso pidieron al presidente estadounidense, Barack Obama, que hasta ahora ha rechazado la posibilidad de imponer topes a las primas de los directivos, que se sume a la posición europea, y recordaron que la crisis tuvo su origen en EEUU.
Sarkozy se mostró convencido de que Obama respaldará las medidas propuestas por la UE. "Veo lo que dice, leo su discurso y está comprometido. También dice que no quiere eso otra vez", explicó.
En las conclusiones aprobadas en la cumbre, los Veintisiete piden al G-20 "limitar el total de las remuneraciones variables en un banco ya sea en función de una determinada proporción de la remuneración total o de los ingresos/beneficios del banco".
Las primas a los banqueros deben fijarse "a un nivel apropiado en relación con la remuneración fija y deben hacerse dependientes del rendimiento del banco, las unidades de negocio y las personas, teniendo debidamente en cuenta los resultados negativos para evitar que los bonus estén garantizados", resaltan las conclusiones de la cumbre.
Además, la UE solicita que "durante un periodo de tiempo apropiado se impida (a los directivos) ejecutar las opciones sobre acciones o vender las acciones recibidas" y que se aumente la transparencia sobre las remuneraciones de los directivos.
Mantener las medidas anticrisis
Los jefes de Estado y de Gobierno de la UE pedirán al G-20 que comprometa a seguir aplicando las medidas anticrisis de forma coordinada, que en el caso de la UE ascienden al 5 por ciento del PIB en 2009 y 2010.
No obstante las conclusiones de la cumbre señalan que "las políticas fiscales deben reorientarse progresivamente hacia la sostenibilidad", según se recoge en las conclusiones.