Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

U2 fascina en Barcelona en el inicio de su gira mundial

El grupo irlandés U2 arrancó anoche su gira mundial en el Camp Nou de Barcelona ante 90.000 personas, concierto en el que Bono dedicó la canción 'Angel of Harlem' al fallecido Michael Jackson, que fue "un gran talento", e incluso substituyó el estribillo por el de 'Man in the mirror', compuesta por el rey del pop.
Bono también quiso conmemorar el 40 aniversario de la llegada del hombre a la luna conectando con una estación espacial en órbita, cuyo comandante aseguró que son como un pequeño planeta en el que incluso reciclan el agua, a lo que el líder de U2 respondió que entonces lo de reciclar lo llevan "mejor que aquí".
Las conversaciones se iban traduciendo a tiempo real en catalán en la enorme y extensible pantalla circular de leds que estaba suspendida sobre el escenario.
Fue un espectáculo
Tras una salida triunfal del batería, Larry Mullen Jr. por la pasarela, del fondo del ingente escenario emergieron los otros tres miembros del grupo al ritmo de sus baquetas, que marcaban el principio de 'Breathe', de la locura de los 90.000 espectadores y de un espectáculo en mayúsculas que hinca su garra en la música y las tecnologías punteras.
En la segunda canción, 'No line on the horizon' (que da título a su nuevo disco), la maquinaria se puso en marcha: dos puentes móviles conectaban el escenario con la pasarela circular a la que saltaron Bono y el guitarrista The Edge para estar rodeados por ambos lados de fans, mientras que en 'Get on your boots' se concentraron más en jugar con las cámaras, para hacer en directo un videoclip retransmitido por la enorme pantalla de leds, en la que se fundió media placa de luces.
Saludo en español
Bono saludó con un "hola, Barcelona" a la ciudad que le ha visto actuar por séptima vez, y agradeció la presencia de los fans, también de los que estaban escuchándolo "desde la calle", y elogió la paciencia de los vecinos, que aguantaron estoicos las dos semanas de ensayos en el Camp Nou de Barcelona, "capital del surrealismo", dijo el cantante.
Entre el escenario y la pasarela circular quedaba un espacio en forma de media luna en el que se situaron los 500 fans que primero accedieron por orden al estadio, y que vieron recompensadas sus largas horas de espera días con una proximidad total a la banda.
"Hoy cantamos para ella", rezaba la pantalla mientras sonaba 'MLK' y la pasarela se llenaba de voluntarios cubiertos con máscaras de la líder Aung San Suu Kyi, elegida democráticamente en 1990 para dirigir Birmania, pero víctima de arresto desde ese día.
Los asistentes al concierto con acceso a asiento también encontraron en ellos una máscara para ponérsela durante esta canción y clamar así contra esa injusticia.
Apoteosis con 'Vertigo'

En un 'show' sin fisuras, perfeccionado hasta el milímetro, el momento apoteósico llegó con 'Vertigo', un remix discotequero de 'I'll go crazy if I don't go crazy tonight' y 'Sunday bloody Sunday'.
Pero pese a los 360 grados de visión del escenario, los fans del gol sur del Camp Nou no pudieron ver mucho de cara a Bono, que llevado por la inercia de tener enfrente a la mayor parte del público y una magnífica pasarela, cantó principalmente de espaldas a ellos.
Esta gira, la primera que U2 empieza fura de EEUU en los últimos 20 años, seguirá en Barcelona pasado mañana y después continuará por Milán, donde ya tienen montado uno de los tres escenarios de 360, París, Niza, Berlín y hasta 15 ciudades europeas antes de zarpar hacia EEUU el 12 de septiembre.