Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Túnez legalizará a todos los partidos políticos que lo pidan

En el nuevo Gobierno de unidad continúan los titulares de cuatro importantes Ministerios del antiguo Ejecutivo: Defensa, Finanzas, Asuntos Exteriores e Interior, este último nombrado hace una semana por el derrocado presidente Ben Alí. Al ejecutivo se incorporan tres históricos representantes de otros tantos partidos legales de la oposición: el líder del partido Ettajdid, Ahmed Brahim; el líder del Foro Democrático por el Trabajo y las Libertades, Mustafá Ben Jaafar; y el líder del Partido Democrático Progresista, Nejib Chebbi.
Respuesta de la oposición
La respuesta de la oposición a estos cambios ha sido el aviso de que estará muy atenta y vigilante a los pasos que dé el nuevo Gobierno y que sólo admitirá los encaminados a una transición pacífica; los más radicales y firmes opositores e intelectuales en el exilio aseguran que se trata solo de una "mascarada" para "intentar secuestrar la revolución civil".
78 víctimas
Desde que se inició la revuelta, han muerto 78 personas, entre ellos el fotógrafo francoalemán Lucas Dolega, de 32 años y colaborador habitual de la agencia Efe, que había sido herido el pasado viernes. Su familia ha confirmado su fallecimiento en el Centro Nacional de Neurología Rabta de Túnez, donde había sido ingresado tras recibir en la cara el impacto de una bomba de gas lacrimógeno disparada por un policía. Los enfretnamientos entre las fuerzas de seguridad y partidarios del derrocado presidente Ben Ali que se ha refugiado en Arabia Saudí. Buena parte de esos enfrentamientos se han producido en el barrio de Gammart, en donde se encuentran la mayoría de Embajadas y legaciones deiplomáticas entre ellas, la de España.
Toneladas de oro
Los servicios secretos franceses, primer país en el que intentó quedarse el depuesto presidente, acusan a su familia, concretamente a su esposa, de haber sacado de Túnez más de una toneda y media de oro, valorada en unos 45 millones de euros, según informa el diario Le Monde. Leila Ben Alí pertenece a una de las familias más conocidas de Túnez sobre todo por su caracter mafioso. Desde el banco al que supuestamente acudió personalmente a por el oro lo niegan todo y dicen que sus reservas del metal precioso "no han variado"
Elecciones cuanto antes
Desde que el nuevo presidente, Fuad Mebaza, asumiera el cargo el sábado y ordenara al primer ministro Mohamed Ghanuchi, formar un nuevo Gobierno que lleve a la país cuanto antes a unas elecciones libres, que tendrán lugar a mediados de marzo, a oposición ha recibido garantías de que a pesar del plazo tan corto los distintos partidos partidos podrán participar en igualdad de condiciones, algo que será difícil sobre todo con los más pequeños y que menor implantación tienen y que son casi desconocidos. De los medios de comunicación dependerá en buena parte la trayectoria de esos partidos; de momento la censura continúa hasta el punto que el Canal 7, sólo ofrece reportajes sobre pesca. Además hay dudas sobre si finalmente se permitirá la participación de los islamistas, cuyo líder está exiliado en Londres.