Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Trinidad Jiménez debuta en la UE con un difícil debate sobre el futuro de Cuba

La ministra de Asuntos Exteriores y de Cooperación, Trinidad Jiménez, inaugura su nueva etapa en el Gobierno con un difícil debate sobre Cuba en la UE, ante los jefes de la diplomacia del resto de los Veintisiete.
Su primer desplazamiento al exterior en su nueva cartera le lleva a Luxemburgo, donde los ministros de Exteriores de la UE procederán, entre otros asuntos, a la revisión anual de su política hacia la isla.
La cita es complicada para Jiménez porque el objetivo que perseguía su antecesor en el cargo, Miguel Ángel Moratinos, no saldrá adelante a pesar del proceso de liberaciones de presos que el régimen castrista ha puesto en marcha.
Se mantendrá la actual política
Los Veintisiete mantendrán su actual política hacia la isla porque no todos son partidarios de cambiar la denominada Posición Común que desde 1996, impulsada por José María Aznar, condiciona las relaciones con La Habana al avance en derechos humanos y que Moratinos quería sustituir por un acuerdo negociado bilateralmente con La Habana.
En todo caso, los 27 comenzarán a estudiar cómo apoyar los cambios hacia la democratización, analizarán el tipo de relación que cabría mantener con las autoridades cubanas en el futuro y explorarán la posibilidad de establecer algún tipo de acuerdo bilateral simplificado, que englobaría el diálogo político, la cooperación al desarrollo y las relaciones comerciales con la isla.
España renuncia, en cierto modo, a cambiar la postura europea y espera, por tanto, que el debate se centre más en las relaciones futuras con Cuba, único país de América Latina con el que la UE no tiene un vínculo contractual, y prospere la idea de explorar la posibilidad de avanzar hacia un acuerdo, para romper la actual dinámica unilateral y apostar por la apertura y las reformas en La Habana.
Hay que dar "una señal"
La nueva ministra de Asuntos Exteriores y Cooperación cree que la UE debe dar a Cuba la "señal" de que está dispuesta a entablar una "nueva relación" con la isla para afianzar así el proceso de reformas iniciado por el régimen castrista.
"Creo que, en este momento, la UE debería mostrar una señal de que, para afianzar el proceso de reformas en Cuba, es más necesario que nunca buscar una nueva relación basada en la confianza, el respeto y la bilateralidad", ha declarado Jiménez a la prensa a su llegada al Consejo de Ministros de Exteriores de la UE.