Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Trichet asegura que los bancos no se enfrentaron a la crisis con rapidez

El presidente del Banco Central Europeo, Jean Claude Trichet, considera que los gobiernos no han reaccionado con la rapidez suficiente para hacer frente a esta crisis financiera. No, para poder convencer a los agentes económicos.
"No diría que hayan sido lentos, sino que a un nivel global, que incluye también a la zona euro, no han sido lo suficientemente rápidos como para convencer enteramente a los agentes económicos", ha sentenciado Trichet. Añade que se han acordado ayudas pero no siempre se ha puesto en práctica de manera efectiva.
Por esto, el banquero francés ha subrayado la necesidad de que las últimas medidas acordadas en esta cumbre del G-20 tienen que ser introducidas rápidamente y de la forma "más profesional posible".
El máximo responsable de política monetaria de la eurozona precisa que es necesario también la introducción "progresiva" de medidas de carácter anticíclico, especialmente en el area regulatoria.
Por otro lado, ha marcado distancias con los comentarios realizados por el consejero del BCE, Juergen Stara. Éste ha afirmado recientemente que las medidas acordadas en Londres, especialmente las referidas a la ampliación de los derechos especiales de giro del FMI, representan una "mera creación de dinero". Además afirma que no tiene en cuenta los potenciales riesgos inflacionistas.
Trichet también ha reconocido que en ciertos casos "excepcionales" puede resultar "necesario e inevitable" que los Estados asuman el control de entidades crediticias. Defiende que "si fuera necesario que el Estado asuma el control, sería preferible que se efectuara bajo la opción que permite tomar el control del banco sin cambiar el marco legal", lo que mantendría a la entidad dentro del ámbito privado y el Gobierno sería un accionista más.
En 2010
Por otra parte, el BCE ha constatado que la economía de la zona euro y también la mundial experimentan una "deceleración severa". No se espera una recuperación hasta el próxima año.
La última edición del boletín mensual de la institución presidida por Trichet ha informado que "los datos disponibles sugieren que la actividad económica de la zona euro se ha mantenido muy débil a principios de 2009 y que probablemente seguirá así por el resto del año, aunque se prevé una recuperación gradual en 2010"