Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

El Tribunal Supremo de EEUU amplía a los niveles estatal y local el derecho constitucional a llevar armas

El Tribunal Supremo estadounidense ha emitido este lunes una sentencia en la que amplía a los niveles estatal y local el derecho a tener y llevar armas recogido en la Segunda Enmienda de la Constitución, lo que supone 'de facto' la derogación de la legislación aprobada por ciudades como Chicago, que había prohibido llevar pistolas hace ya 28 años.
La sentencia, aprobada con los votos de cinco jueces conservadores y a pesar de la oposición de los cuatro magistrados más liberales, señala que el derecho a "poseer y llevar armas" supone una prohibición expresa de que estados y otras instituciones públicas, incluido el Ayuntamiento de Chicago, prohíban la posesión de armas de fuego. De hecho, el caso es conocido como McDonald contra la Ciudad de Chicago.
"En otra ocasión hemos ratificado que la mayoría de los artículos de la Carta de Derechosse aplica con total validez tanto al Gobierno Federal como a los Estados", explica el juez Samuel Alito, portavoz de la mayoría, en la sentencia. "Aplicando el criterio fijado adecuadamente en nuestra jurisprudencia, ratificamos que el derecho de la Segunda Enmienda es totalmente aplicable a los Estados", sentencia.
Sin embargo, reconoce que ciertas normativas que regulan la posesión y tenencia de armas son admisibles, tales como la prohibición de armas en "lugares sensibles" o las restricciones que se imponen a los individuos con antecedentes o a los enfermos mentales.
La prohibición no podrá mantenerse a largo plazo
El Supremo ha anulado con su dictamen de hoy la última sentencia favorable a Chicago, promulgada por el Tribunal de Apelaciones del Séptimo Circuito, al que pide que revise su postura. Así, la prohibición de llevar armasse mantiene en vigor, aunque será prácticamente imposible que lo haga a largo plazo.
La sentencia ha sido celebrada por grupos como la Asociación Nacional del Rifle (NRA). "Hoy es un gran momento en la historia de América. Es una reivindicación para la gran mayoría de ciudadanos americanos que siempre han creído que la Segunda Enmienda es un derecho individual y una libertad que merece ser defendida", ha afirmado un portavoz de la NRA, Wayne LaPierre, en declaraciones a la cadena CNN.
Mientras, uno de los grupos que defienden una mayor regulación de las armas, el Centro Brady, quiso ver un lado positivo en la sentencia y ha manifestado su satisfacción por la defensa que hace el Supremo de las "leyes sobre armas de sentido común", ha indicado un portavoz del Centro, Paul Helmke. "El Tribunal ha rechazado, otra vez, el argumento del lobby pro armas que defiende 'cualquier arma, para cualquiera, en cualquier lugar', algo supuestamente amparado por la Constitución", ha apuntado Helmke.
El Departamento de Justicia estima que hay unos 275 millones de armas en Estados Unidos. Aproximadamente el 75 por ciento de los 10.100 homicidios con arma de fuego perpetrados en 2005 fueron cometidos con pistolas.