Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Hasta siempre, Tito

Los primeros en llegar, su mujer y sus hijos. Y poco a poco la catedral de Barcelona se llena para despedir a Tito Vilanova. Familiares, toda la plantilla del Barcelona y personalidades políticas. Además, se han habilitado unas 300 plazas para ciudadanos anónimos que han estado todo el día haciendo cola para coger sitio. Los que no han podido entrar, fuera siguen la ceremonia a través de dos pantallas gigantes. Emoción entre la afición que hoy se despide de Tito. Hasta siempre...