Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Un adolescente de 17 años se suicida tras matar por error a un amigo con un arma

Un adolescente de 17 años se suicida tras matar por error a su amigo con un armaFacebook

Los cuerpos sin vida de Marsavious Frazier y Daqarion Hunter, dos adolescentes de 17 años, han sido encontrados en un callejón de Kalamazoo, en Michigan (EEUU). Lejos de ser un tiroteo, el incidente fue muy diferente. Y es ambos estaban jugando con un arma cuando a uno de ellos se le disparó. Tras matar a su amigo por error, el otro, angustiado, decidió suicidarse. 

Los vecinos de la ciudad estadounidense de Kalamazoo, Michigan, están conmocionados. Dos adolescentes de conocidos institutos públicos fueron hallados muertos en un callejón el pasado lunes a las 21:00 horas. En la escena del crimen los agentes descubrieron los cuerpos de Marsavious Frazier y Daqarion Hunter, ambos de 17 años, con sendas heridas de bala.
Según han revelado en un comunicado las fuerzas de la seguridad pública, el extraño incidente tuvo un testigo ocular. Su testimonio ha sido clave para aparcar la hipótesis de que una discursión había sido la causa del tiroteo y descubrir el verdadero y triste motivo: Ambos jóvenes estaban jugando con un arma, cuando, por error, uno de ellos disparó al otro y al ver que había muerto, decidió quitarse la vida.
Las autoridades no han querido revelar quién de los dos adolescentes tuvo qué papel. Aún así, confirman que "las evidencias encontradas en la escena" confirman la declaración del testigo. Y es que sólo dos únicos disparos alertaron a los residentes de la zona residencial "1500 Clinton" que rápidamente llamaron a la Policía.
Victor Ledbetter, capitán de la comisaria que lleva el caso, ha señalado que, aunque "el arma de fuego no fue robada", tampoco "estaba registrada correctamente". Además ha lamentado el incidente, calificándolo de "muy desafortunado" y lo ha puesto como ejemplo para que la gente "recuerde lo serio y responsable que debe ser el manejo de armas de fuego".