Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Tiroteo mortal en el Metro de Ciudad de México

Un sujeto "fuera de sí" comenzó un tiroteo en el Metro de Ciudad de México en hora punta en el que mató a dos policías e hirió a otras cinco personas, ha explicado este sábado el fiscal capitalino, Miguel Ángel Mancera.
El funcionario ha explicado a la prensa que el agresor, identificado como Luis Felipe Hernández, de 38 años, comenzó a disparar en un andén después de que un policía intentara detenerlo cuando realizaba pintadas con un rotulador en los muros de la estación.
Mancera agregó que el sujeto desenfundó una pistola calibre 38 y disparó a quemarropa en contra del policía, matándolo. Más tarde se metió en el vagón de un convoy para recargar su arma y atacó a un agente vestido de civil que intentó desarmarlo, causándole también la muerte.
Finalmente fue detenido
Tras un intercambio de disparos con otros policías en el interior del vagón durante unos quince minutos, se logró desarmar al sujeto y éste fue trasladado a la sede de la fiscalía capitalina para abrir una investigación y recabar su declaración.
Según diversas versiones de los testigos, el sujeto escribía frases contra alguna de los órdenes de Gobierno, mientras que otros testimonios hablan de que gritaba frases de contenido religioso. Un joven ha relatado cómo durante el tiroteo todos los pasajeros permanecían agazapados en el vagón y cómo algunos de ellos golpearon al individuo después de que fuera atrapado por la policía.
Sobre los heridos se conoce que varios recibieron impactos de bala pero sólo uno de ellos, un mensajero, ha tenido que ser intervenido quirúrgicamente. El agresor también fue impactado por alguna bala, pero fuentes oficiales han confirmado que su estado de salud física está fuera de peligro.
La céntrica estación de Balderas, donde tuvo lugar el tiroteo, es una de las principales de la red y enlaza dos líneas.