Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

El Thyssen dedica una exposición a la serie de gouaches con la que Francisco Bores ilustró 'El cuervo' de Poe

El Museo Thyssen-Bornemisza ha presentado la exposición 'Francisco Bores. Gouaches para "ElCuervo" de Poe', dedicada a la serie de gouaches que Francisco Bores pintó en la primera mitad de los años sesenta para ilustrar el poema 'El Cuervo' (1845), de Edgar Allan Poe. Estos doce gouaches inéditos se exponen ahora por primera vez junto a un lienzo de la misma época: 'Paisaje de verano' (1965).
Según explica el museo en un comunicado, a diferencia de los ilustradores más famosos del poema de Poe, como Édouard Manet o Gustave Doré, Bores elimina cualquier elemento narrativo y sus imágenes del cuervo recuerdan a las del pintor simbolista Odilon Redon, pero con un lenguaje más lírico y sensual.
Tal y como se observa en esta exposición, su aproximación al poema se aleja del tópico romántico y se sitúa en el contexto de la relectura del escritor americano por parte de autores como Charles Baudelaire, Stéphane Mallarmé o Paul Valéry, para quienes Poe había abierto el camino a la consideración de la obra literaria como un ente autónomo.
En los gouaches de 'El Cuervo', Bores se acerca a la abstracción pero sin renunciar a la realidad visual y los motivos se estilizan. Además, el artista obtiene de la técnica del gouache la máxima expresividad.
Frente a sus óleos, de elaboración más cuidada, en estas obras el artista prueba con la experimentación y se siente más libre. Asimismo, entre las cualidades de estas obras se percibe su gusto por la transparencia y la cualidad mate del gouache, que le permiten conseguir una luminosidad tenue y equilibrada.